lunes, 3 de septiembre de 2012

Las ventajas del tiempo fuera


El tiempo fuera es una técnica del condicionamiento operante que nos sirve para disminuir conductas problemáticas, muchos clientes al ver algunos de los procedimientos de esta técnica se muestran reticentes de su efectividad o de su aplicación, comprendo su reservas al respecto, pero cuando se aplica de manera adecuada, los clientes ven su efectividad y se quedan satisfechos de los resultados.

Y es que el tiempo fuera se usa para conductas realmente problemáticas que realiza el niño, los niños que emiten conductas problemas e indeseadas, causan tan malestar en otras personas o niños que lo hacen hasta repelentes en el trato, causan ansiedad en las personas que lo cuidan y los que lo rodean, estos niños se quedan con el cliché de niños problema, agresivos e intratables, son expulsados de la escuela, continuamente castigados en casa y tiene pocos amigos. Un ejemplo de conducta problema es aquel niño que agrede a sus compañeros en clase, a su madre o sus cuidadores. ¡En fin! Toda agresión física o verbal van a convertir a quien la emite en un niño violador de los derechos de los demás, un abusivo, incontrolable, dictador y caprichoso. Si alguien me asegura que todos esos clichés que se le da al niño no le hacen tal daño psicológico,  que no justifican la aplicación a veces severa del tiempo fuera, le daré la razón

El conseguir lo que se quiere empleando la violencia física o verbal no es aceptada en ninguna sociedad civilizada, ninguna escuela lo acepta de sus alumnos, los padres no permiten que ningún niño maltrate o agreda físicamente a su hijo, “aunque ese niño agresor tenga problemas psicológicos”, simplemente es una conducta que a veces por su frecuencia e intensidad, necesita una acción correctiva también frecuente aunque no necesariamente intensa, aunque si inflexible, y aquí entra a tallar esta técnica que aunque pueda tener características de un castigo, técnicamente no lo es.

No niego el hecho de que “hablándole” a un niño de cuatro o cinco años, que no agreda físicamente a sus amigos o papas “porque está mal y eso no se hace” este – el niño - pueda tener un esbozo de comprensión, de lo que se dice, pero tendrá solo eso, un esbozo que no podrá comprender más allá del momento, porque el nivel de desarrollo de sus procesos cognitivos no le permiten avanzar en la comprensión que si podría tener un niño de 12 o 15 años. Por eso mismo, los niños agresores pegan y vuelven a pegar, aunque después lo obliguen a pedir disculpa, es más probable que lo vuelva hacer debido a que sus mecanismos de control aun no están en el nivel requerido. El cambio de conducta mediante la explicación  muy a menudo no da resultados en niños pequeños. En todo caso podrían pasarse meses y meses sin ver resultados.

Sin embargo el tiempo fuera si puede tener resultados mas rápidos, por las consecuencias que le sigue a la conducta de agredir, lo que se comprueba con las hojas de registro que deberán tener una tendencia a la baja.

El tiempo fuera consiste en una técnica en la cual al niño que agrede por ejemplo, se le retira del ambiente reforzador a esa conducta y se le lleva a un ambiente donde no existan estímulos  reforzadores. Sin embargo esta clase de ambiente no existe en la mayoría de los hogares ni en la escuela. Ante este panorama se podría recomendar   algunas modalidades de tiempo fuera, diferentes a la de introducirlo  en un ambiente aburrido y son:

Sacarlo del salón de clase y sentarlo en una silla lejos de los niños.

Que sentado en su carpeta, baje la cabeza y mantenga la mirada al suelo.

Lamentablemente la expulsión del colegio no es un tiempo fuera, es una lección a  los padres,  incluso la expulsión del colegio puede interferir con la aplicación de las técnicas en el salón de clase por que pierde continuidad y deja espacios abiertos a que el niño se vuelva a condicionar con otros estímulos, haciendo más difícil la extinción de las conductas problemas.

-      Entre las  ventajas de esta técnica  tenemos:

-      Que es una forma rápida de reducir la conducta problema.

-      Elimina los reforzadores que mantienen la conducta problema.

 Entre las desventajas tenemos:

-      Que siendo una técnica eminentemente negativa no puede aplicarse  por mucho tiempo.

-       Puede llamar la atención de la gente y percibirlo como un castigo con las críticas respectivas a la técnica y calidad moral de los aplicadores de la técnica.
Pero no es la intención de la técnica ir en contra de las normas sociales y el respeto a los niños. Muy por el contrario, cuando se recomienda la aplicación del tiempo fuera, se hace hincapié muy a menudo que el ambiente en donde se pondrá el niño debe estar bien iluminado, con adecuada ventilación y sin ningún estimulo que lo distraiga o con el que pueda hacerse daño

No hay comentarios:

Publicar un comentario

haz tu comentario aqui

La sensibilidad al estrés en los niños con Trastorno Negativista Desafiante.

  La etiología del trastorno negativista desafiante, en adelante TND, son múltiples, por un lado, la herencia que según algunos estudios pod...