jueves, 5 de enero de 2012

El TRASTORNO DE PERSONALIDAD SADICA

Si la personalidad  significa un patrón de conducta estable en el tiempo, una forma de expresar pensamientos y emociones,  aprendida dicen algunos, heredadas dicen otros. El trastorno de personalidad seria un patrón de conducta desadaptativa, una forma problemática de relacionarse con los demás y de expresar pensamientos y emociones que llevan sentir  a la persona a una insatisfacción personal por ser como es. El trastorno como ya se dijo en un artículo anterior no es una enfermedad mental, perversión ni entidades medicas. Son patrones de conducta que asumen estilos y rasgos. En este caso el trastorno de personalidad sádica es una forma de comportarse “dura” y hasta agresiva, crueles haciendo daño físico y emocional al prójimo, evitan acercamientos y se alejan de los contactos sociales, tienen poca tolerancia a la frustración pudiendo reaccionar con violencia o agresiones verbales, dudan de las buenas intenciones de los otros, les gusta debatir con dureza y humillar al prójimo, también tienden a dominar a aquel que ose enfrentarlo. Por otra parte son muy dogmaticos en sus ideas y pensamientos tendientes a tener siempre la razón.

Debo decir que este tipo de trastorno de personalidad no aparece en la Clasificación  Internacional de Enfermedades CIE- 10 de la Organización Mundial de la Salud en su acápite de Trastornos mentales y del comportamiento,  que es la clasificación con que nos debemos manejar en esta parte del continente. También fue quitado del  Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales DSM IV  (en inglés Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorder), de la Asociaciòn Psiquiatrica Americana, válida para los  EE.UU. Ahora bien ¿Por qué se quito este trastorno? Después de la racionalización de los autores del porque del quite,  aun no queda claro donde ubicar a la gran cantidad de personas que manifiestan esta clase de trastorno. La conducta sádica no es exclusiva del psicópata asesino en serie, ni de gente de mal vivir, también lo vemos de muchas maneras en connotados miembros de la sociedad que por su trabajo y la imagen que requiere la eficiencia,  tienen una  conducta manifiesta que fácilmente podríamos enmarcarla en este tipo de trastorno, por ejemplo: militares que en su formación matan perros vivos como muestra de valentía, o tratan al personal novato con agresiones y burlas dizque para formarse el carácter, policías que agreden a los delincuentes ya reducidos hasta matarlos,  padres abusivos que con la excusa de formar a sus hijos llegan a la agresión que dejan huellas y hasta humillarlos en público, por conductas que fácilmente podrían tener otra clase de consecuencias adversivas para el niño, gerentes de empresas que con el pretexto de la eficiencia son duros con su personal sin importarles el contexto, xenófobos nacionalistas que agreden a extranjeros (En Europa se ven muchos casos)  etc.
Cuando niños, los  futuros sádicos   han estado expuestos a reforzadores sociales que le han dado mucha importancia a la dureza y violencia en que resolvían sus problemas, la imitación de modelos de dureza, padres, maestros, televisión; modelos que han acertado en los procesos cognitivos de dogmatismo y abuso de poder para con el más débil. Y que le han condicionado a comportarse como se espera de ellos. Han tenido escaso reforzamiento a conductas asertivas, siendo premiados por conductas duras y abusivas perpetuando  el interés personal.

La intervención está orientada a sensibilizarlo  en sus relaciones personales,  modificarle sus estilos cognitivos dirigidos a pensamientos más abiertos y de aceptación de los errores de los demás,  enseñarles conductas asertivas y reforzarles positivamente, reducir la hostilidad con programas de relajación y control de la ira, entre otras.

1 comentario:

  1. Es muy difícil saber con certeza que es lo que hace que una persona desarrolle un patrón de personalidad determinado. Los reforzadores de la conducta violenta, desde luego, son importantes, pero bajo mi punto de vista, hay aspectos más profundos para explicar el sadismo de una persona. Aspectos relacionados con el apego. Las personas que han vivido en ambientes familiares carentes de afecto, con gran indiferencia afectiva hacia el niño, o niños que han sido abandonados por un padre maltratador, podrían acabar desarrollando un carácter agresivo con los demás. La explicación está en el apego. El niño abandonado, reacciona con llanto ante la ausencia, pero una vez, que ese llanto desconsolado no tiene consuelo, termina por generar indiferencia. Una vez pasada esa fase, el niño se apega a los objetos, y no duda en utilizar la agresividad, si hace falta para lograrlos. Esto se explica por la falta de desarrollo de las zonas prefrontales del cerebro, relacionadas con ponerse en el lugar del otro. EL niño sólo desarrolla el ego. Sólo existe él y su satisfacción. La falta de contacto afectivo, impide también el desarrollo del control de los impulsos y de la agresividad, aunque en el futuro puede aprender a controlar la ira a través de la sublimación de la misma. En general, el patrón de personalidad sádica, es muy difuso. En realidad, una persona sumisa, con rasgos dependientes, puede tener una faceta sádica, cuando se mueve, entre la ambivalencia afectiva, con el otro y a la vez con una falta de empatía. La persona sádica puede entender una relación de afecto con los demás, en un contexto de "te amo si eres débil". Los rasgos de crueldad se aprenden en las familias, en entornos, en los cuales los padres son crueles con los demás, en donde se premia el logro de objetivos, a casi cualquier precio en la vida. Donde los valores son secundarios, o donde, por lo que sea, la persona, no es capaz de adquirirlos.Pero no sólo eso, también existe una dimensión social, del sadismo, como demuestra Zimbardo en sus experimentos. Ante determinadas circunstancias todos podemos ser "sádicos", de alguna manera. Y es que el sadismo, al final, no es mas que el afán de dominio. Y en ese sentido, la mayoría de los empresarios, por ejemplo, son sádicos, en algún sentido. Yo diría que toda persona que tiene objetivos que implican utilizar a los eslabones más débiles de una cadena, son sádicos, o sacan el sadismo que tienen dentro. Desgraciadamente, se ha eliminado ese trastorno, y se ha pasado a llamarle, patrón de personalidad Tipo A. Aunque no sólo los tipo A, tienen tendencias sádicas, como ya he mencionado. Mucho cuidado, con crear etiquetas facilonas, en las cuales una persona que agrede a otro, ya es calificada de sádica automáticamente. La cosa no es tan sencilla. El 90 por ciento, diría, de los sádicos, no agreden directamente. Son fríos calculadores, y no tienen ningún remordimiento cuando abusan del eslabón más débil. Les encantan las jerarquías, y al final, ya sean presidentes de asociaciones benéficas, ya sean presidentes de un país, cuando las condiciones contextuales lo requieren, no dudan un segundo en castigar a los demás. El castigo, es la principal característica del sádico. Alla donde veas a alguien utilizar, con frecuencia el castigo, verás un sádico. Y el castigo, puede ser evidente, pero muchas veces es encubierto, con sonrisas, mentiras e hipocresías. (acoso laboral). El utilitarismo del otro, también es otro de los rasgos.

    ResponderEliminar

haz tu comentario aqui