martes, 1 de septiembre de 2015

La disciplina positiva

La disciplina positiva, que llamaremos  en adelante DS, es un enfoque psicológico que tiene ya algunos años de aplicación en la crianza de niños y en la educación regular, como todo enfoque psicológico, no tiene desarrollada una teoría propia que la sustente, mas bien, aplica principios de otras teorías validas ya comprobadas  y/o en vía de comprobación. Los principios de aprendizaje que aplica la DS, son los del conductismo en su mayoría y los del humanismo, en lo que respecta al humanismo está enmarcada la forma de presentar y de aplicar los principios conductuales, aunque en realidad, la creencia de que la aplicación de los principios conductuales eran tiranos se debe más  al desconocimiento de aquellos que ignoran como funcionan los principios de aprendizaje de la conducta humana y de algunos intereses que han tratado siempre de imponer sus propias teorías, y se debe también, a la forma inapropiada en que fueron aplicadas. En fin, lo que busca la DS es aplicar al niño o adolescente una disciplina no autoritaria, sino una disciplina objetiva aplicando principios del aprendizaje conductual, pero basándose principalmente en la prevención, es decir en los antecedentes que preceden a la conducta problema y una vez aparecida la conducta problema, enfocarse en las soluciones y prevenciones para que no se repita. También aplica consecuencias, pero las divide en consecuencias naturales y consecuencias lógicas de las que hablaremos en otro artículo.

La disciplina que aplica la DS debe ser vista por quien la recibe como una enseñanza, más que como disciplina impuesta la fuerza, algo natural y obvio, más que castigo o exigencia, aplicado de manera tal que respete los derechos del niño y su dignidad como persona, evitando otras consecuencias psicológicas como temor, baja autoestima, frustración y lo que llaman algunos psicólogos “desesperanza aprendida”, secuelas de aplicar una disciplina tirana y dictadora.


Tiene también como objetivo fundamental pensar en la solución de problemas como enseñanza y prevención de conductas disruptivas. Sin embargo siendo un marco en donde se aplica los principios conductuales, comparte con este, la necesaria rigidez en la aplicación de esos principios, sin embargo como ya se dijo, su rol fundamental es la enseñanza de conductas adecuadas, basado en conceptos de que un exceso de conducta disruptiva o problema, se debe principalmente a una escases de conductas adecuadas que deben ser aprendidas

viernes, 28 de agosto de 2015

Para la crianza de su hijo, piense en el futuro y no en el pasado.

Nada, absolutamente nada le asegura que la forma en que Ud está  educando a su hijo, le servirá para que él tenga éxito en la vida, sea feliz, infeliz, tenga éxitos o fracasos, nada. Aquí la palabra “asegura” cede su paso a la probabilidad, así que mejor  tratemos de  proyectarnos en las altas o bajas probabilidades hacia el futuro. El resultado de nuestro aprendizaje tiene esta característica, así fue en el pasado y lo es en el presente. Toda forma de enseñanza –aprendizaje, lo que llamamos educación, el cual está basado en pocos marcos teórico, y toda teoría o practica psicológica infantil que tiene muchos marcos teóricos comparten las mismas seguridades de éxito, ósea nulas. Pero no se desanime, hablar de probabilidades es una mejor opción, es más realista y más objetiva, no se engañara ni se desanimara con los posibles resultados, más bien le servirá para corregirse y construir una educación que tenga, eso sí, altas probabilidades de éxito.

Cuando decimos que en lo referente a la crianza de su hijo, piense en el futuro y no en el pasado, hablamos en términos de probabilidades, y en este sentido hablamos en lo que le servirá más adelante a él, en cuanto a resolver problemas, en su actitud y aptitud para eso, y no en el recuerdo que tenga, en el futuro, de sus castigos. Un adulto que sepa resolver problemas tendrá más probabilidades de que las cosas le salgan como lo planea, un adulto que recuerde los castigos al que ha sido expuesto cuando era niño, tendrá altas probabilidades de ser castigador, abusador y tendera a la tristeza o depresión, no por el supuesto “trauma” sufrido, sino por el condicionamiento y el aprendizaje de ese tipo de consecuencias, y no tuvo oportunidad de aprender conductas mejores y gozar de sus consecuencias.

En la crianza de nuestros hijos nos ocupamos y nos preocupamos de sus faltas y mala conducta., así ocurre en casa y en el colegio, pocos padres y profesores ponen énfasis en conductas adaptativas y la refuerzan, ante cualquier conducta problema los profesores derivan al alumno al psicólogo escolar y  los padres castigan, sin ocuparse de enseñar buenas conductas con instrucciones, modelos y refuerzos.  Pensar en el futuro es enseñarle a resolver o afrontar las consecuencias de sus actos, pensar en el pasado es castigarlos por una inadecuada conducta.


Si su hijo tiene algún problema con alguna consecuencia aversiva para él, que lo afronte, pero se le debe enseñar la conducta adecuada para que lo haga y reforzarla siempre, nadie hace lo que no sabe, y dejar a la suposición de que el niño “debía” de saberlo es poco serio, por ejemplo, si Ud quiere que su hijo- que ya está en edad de hacerlo -  le ayude a poner la ropa sucia de él en el cesto correspondiente, enséñele y explíquele varias veces, si no lo hace, enséñele que eso trae consecuencias, la que será que no tenga ropa que ponerse, dígale esto con respeto, con mucho interés, con voz adecuada sin emociones y sin criticarlo –No con golpes ni gritos-, así, en su momento, cuando necesite salir muéstrele que la consecuencia es que no saldrá si no tiene ropa limpia o se la pondrá sucia.  Si llega esa situación, explíquele las consecuencias igualmente con respeto. Es más probable que en el futuro si se repite estas condiciones, el niño aprenda a poner en su momento la ropa sucia en el cesto, es más probable que lo haga, es más probable que se dé cuenta, es más probable que aprenda. Maneje esas probabilidades, los seres humanos aprendemos lentamente, incluso de nuestras propias experiencias.

viernes, 14 de agosto de 2015

Problemas de aprendizaje en estudiantes universitarios de ingenieria

Los universitarios que llevan carreras que impliquen matemáticas, física y química, presentan a menudo gran porcentaje de desaprobación de cursos que llevan para el próximo ciclo aumentando mas la dificultad de sus estudios y en caso extremos, en donde acumulan cursos desaprobados, son expulsados de la universidad, teniendo como consecuencias problemas emocionales como sentimiento de culpa, autocritica y perdida de valía personal al ver que no pueden alcanzar sus objetivos académicos, perdida de esperanza con cara al futuro entro otros. En estudios e investigaciones en estudiantes de carreras como ingeniería, existen dos hipótesis de trabajo, la primera, que los profesores de la casa de estudios avancen en la explicación de la materia sin tener en cuenta si el alumnado ha conseguido aprender sus clases y/o que tengan inadecuada metodología de enseñanza que los alumnos no los entienden, es decir los estilos de enseñanza y aprendizaje entre profesor y alumno no resultan en un producto positivo. La segunda, que los universitarios no tengan una base adecuada de la materia la cual reprueban, no tengan tiempo de investigar y buscar información extra que el profesor no le da, inadecuadas técnicas de estudios, y la falta de práctica, entre otras. ¿Y qué  consecuencias trae esto? Depresión, desanimo y desmotivación para seguir estudiando.

Los alumnos que han sido de promedio para abajo en matemáticas desde la escuela secundaria deben exigirse más para tener un buen rendimiento académico en la Universidad, desde mi experiencia en evaluaciones realizadas a alumnos universitarios de la carrera de ingeniería, estos, han demostrado tener una base inadecuada de las matemáticas, es decir sus conocimientos previos no los prepara para el conocimiento nuevo y muy complejo que enmarca la ingeniería, necesitando nivelación académica.

El refuerzo positivo, conocido mas como motivación juega un papel primordial para  que el estudiante siga en la carrera, pero de donde partirá este refuerzo, no únicamente de la casa o del estudiante mismo, generalmente el reforzamiento viene de los logros de los objetivos, de las notas aprobatorias y de la comprensión que tenga el estudiante de las materias que aprende. Si estos últimos detalles faltan o no se consiguen, perderá la perspectiva y la identificación con su carrera, que en casos extremos cambiara de estudios a niveles más reforzantes.

Aquí algunas recomendaciones:

-      Las perspectivas de cambio de profesor no parece una variable que se pueda manipular para el cambio.

-      Las relacionadas con el estudiante si, los propios estudiantes pueden poner en práctica una seria de conductas orientadas para lograr el objetivo de aprender y conseguir logros.

-      Nivelación académica, conocimientos previos que anclaje con el conocimiento nuevo (leer a David Ausubel)

-      Utilizar el tiempo para aprender más fuera de las clases.

-      Buscar información y ayuda en redes sociales o grupos de estudios, en donde aprendan en conjunto resolver problemas de cálculo, álgebra etc.


-      Y lo fundamental cuando el conocimiento se obtiene, practicar, practicar y practicar.

miércoles, 29 de julio de 2015

Reforzamiento, escape, evitación y obtención.

La licenciada Fanny Monge psicóloga y especialista en trastorno del lenguaje  del Instituto EOS Perú decía en una clase del curso de especialización “Modificación de Conducta en el Aula”  que los niños por lo general actúan dentro del marco del Reforzamiento, escape, evitación y obtención.  B.F. Skinner en su libro “Sobre el conductismo” decía que los sistemas educativos tanto escolares como familiares estaban hechos para el aprendizaje de evitación y de escape a estímulos aversivas. Estos dos principios del aprendizaje de conductas aparecen  para evitar y escapar de los castigos o situaciones desagradables Siendo lo ideal que los niños empiecen aprendiendo mediante el reforzamiento positivo, que es lo que a la larga establece conductas del tipo auto motivacionales. Pasemos a  explicar cómo se da estos principios del aprendizaje día a día  y cómo podemos diferenciarlos unos de otros, sin comprometer las declaraciones de la licenciada Monge y de B. F. Skinner, ya que la explicación en este artículo es de mi autoría.

Empezare por la obtención, este siempre se da cuando la persona hace alguna conducta para conseguir algo, generalmente es algo tangible, algo material, alguna golosina o bien, ejemplo típico es la del niño que pide la golosina cuando va de compras con los padres, empieza pidiendo con palabras la golosina pero cuando ve que no se le dará, empieza la rabieta , los padres para evitar la pataleta le da la golosina, la obtención quedo claramente establecida, ya que es muy probable que la próximas salidas el niño opte por la pataleta al ver que no se le da lo que pide. Decimos entonces que el niño ha sido reforzado con la obtención de algo tangible, el principio de reforzamiento se cumple, pero de manera que no se debe aplicar, es decir, los padres a menudo no sabemos cuándo reforzar y cuando no, ya que el principio social del reforzamiento es otra cosa que ya lo explicaremos mas adelante, ya que bien aplicado  definitivamente llevara a otra conducta y no solo a la obtención de bienes o golosinas.

Las conductas de escape o evitación aparecen para evitar estímulos o consecuencias aversivas, por lo general todo evitamos y escapamos de los problemas, es una forma de aprendizaje de conductas, nos comportamos de manera tal que, que las consecuencias no sean muy aversivas que no lo soportemos, en los niños es igual, si le quitamos alguna consecuencia aversivas para que aumente su conducta adecuada, es más probable que lo vuelva hacer, si le decimos que por una semana dejara de limpiar la mesa, si se pone a estudiar una hora, es muy probable que aparezca la conducta de estudiar más seguido, . Esto se llevara a cabo si el limpiar la mesa es algo que el niño le resulte realmente aversivo. En este caso la consecuencia que se evita debe ser más fuertemente aversiva  que la conducta que sirve como condición. En la mayoría de las veces los adultos nos comportamos para evitar esas mismas consecuencias aversivas, vamos a cumplir una tarea por evitar el descuento de nuestras remuneraciones, si el pago es mínimo, actuaremos con mayor “razón”, llegaremos temprano y no faltaremos. El asunto con este forma de aprendizaje es que, cuando no existe las consecuencias aversivas es más probable que no hagamos la conducta que se le pide.

Sin embargo el reforzamiento es uno de las formas de aprendizaje más adecuada que existe, el objetivo principal de este principio es de hacer aparecer conductas, mantenerlas y aumentarlas, aun a pesar de las consecuencias negativas y en casos incluso, en donde lo aversivo no exista o se extinga. Si está bien planteado y monitoreado con el programa  adecuado decimos que la persona esta automotivada. Ya que la forma de reforzar - dependiendo de la persona y su historia de aprendizaje - primero es con la obtención tangible  para que de forma paulatina y progresiva esa obtención tangible se vuelva “interna” y se sienta  bien emocionalmente, ese será su reforzamiento, por eso vemos a personas que  actúan de forma tal que no necesitan recompensas con su actitud, porque lo tangible cedió  paso al reforzamiento interno.


En resumen, como decía Skinner, deben cambiar las condiciones generales en que el aprendizaje de lleve a cabo y se refuerce, en vez de que se castigue provocando evitación y escape.

lunes, 27 de julio de 2015

El ser humano ¿Una excepción?

¿Qué lugar ocupa el ser humano dentro del sistema natural que rige al mundo?, ¿somos una excepción en ese sistema  animal, vegetal y mineral sometidos a leyes y principios naturales y universales? No somos vegetales, ni minerales, ¿seremos parte del sistema animal? Muchos enfoquen dicen que no, el humanismo, el cristianismo, el existencialismo son algunas de los enfoques que resaltan la excepción  del ser humano en esos sistemas, provistos como estamos de una mente y una racionalidad procuramos elevar nuestra estatus existencial por encima de las otras especies, utilizamos para ello los conceptos de alma o espíritu,  racionalidad, pensamiento etc., que nos sirven como razón y sustento para defender la tesis de creernos únicos y la única creación perfecta que existe.

La excepción del ser humano en estos sistemas procura explicar nuestro origen único y exclusivo, no producto de la evolución biológica natural, sino, por un lado, como creación divina y en conexión mística mágico-religiosa con un Dios origen de todo; por otro lado, producto de un rompimiento óntico que nos hace seres dualistas con cuerpo y alma,- o en su  defecto, como una evolución de una especie biológicamente superior a las otras que trasciende su naturaleza,

La biología en estos tres últimos casos, solo es la base, el sustrato en que se funda la dimensión que trasciende lo físico, la fenomenología por ejemplo nos dice que el hombre desarrolla y se funda en su propio yo que lo trasciende en lo físico y lo social. Lo social por otra parte, se separa de lo natural, pera a su vez es asumida por la cultura, ese conjunto de simbolismo que ayuda a este rompimiento óntico que separa al ser de la animalidad.

Gran parte de la filosofía moderna se basa en estos postulados, las ideas, como  inicio de la subjetividad y de la afirmación racional que funda la decisión de lo que es objetivo y que no, que es verdad y que no, que es un hecho y que no, que autoafirma la utopía a alcanzar, que da origen de la concepción del mundo y de las cosas, que se niega en parte a aceptar postulados biológicos y naturales para la explicación de la conducta humana  es lo que da sustento a esta idea de la exclusividad  del hombre como ser único que se trasciende así mismo.

La sociedad actual idealista y humanista – no a la manera de los griegos - se niega a ver al hombre desde la biología y la ciencia en su relación con lo social y cultural, cuando se trata de las dimensiones ontológicas que componen el ser, lo natural pasa a segundo plano. Todo lo que sea externo al hombre no tiene causalidad en las decisiones humanas, esta, según la fenomenología viene de dentro del individuo, del ser, ese es su característica principal diferenciadora con el resto de seres existentes. Parte de las razones para que esto sea aceptado por la sociedad es el carácter intrínseco de la causalidad, es en lo interno en donde el hombre desarrolla su “alma” “su yo”  “su conciencia” de lo cognitivo parte y finaliza el análisis de lo correcto, dirigiendo valores y poniendo limites al conocimiento, rige y dirige la forma y las cosas que se puede y se debe permitir  conocer al ser, es en lo cognitivo en donde se funda el sistema, el mundo, la vida, de ahí parte hacia fuera, trascendiéndolo. Hasta ahí una cara de la moneda.

En la otra cara de esa moneda esta lo biológico y lo natural, el ser humano es parte –no origen ni finalidad – junto con los demás seres vivientes, de una evolución no programada, comparte características con otras especies igual como ocurrió en el pasado, específicamente la especie animal, el animal humano es visto desde la fenomenología y el existencialismo como un reduccionismo nihilista. Para algunos compararse con los animales es ofensivo, esa es una de las razones por las que Darwin y su teoría de la evolución de las especies fue mal visto por la sociedad inglesa conservadora de su tiempo, más aun, y no pecar de criticismo histórico, hoy mismo, existe resistencia para aceptarla. Pero es un hecho, el hombre es un ser biológico y social, quien quiera negar eso estaría fuera de las investigaciones realizadas desde el ámbito de la biología, la neurología, las llamadas neurociencias y la psicología en su parte más científica.

Los que niegan estas características humanas compartidas  con seres animales, alegan y comparan las acciones brutales que realiza el hombre y que lo acerca a la condición de animal, esa que, precisamente debe superar. Sin embargo y lamentablemente para nosotros los seres humanos, estas acciones brutales y barbarás que realizamos, pertenecen solo a la especie humana y no a la animal. Las guerras, la contaminación ambiental, la transmisión involuntaria de gérmenes y enfermedades, además de crímenes, perversiones y maldades de todo tipo  solo son realizadas por nuestra condición humana.

Pertenecer a la especie animal no nos rebaja como seres humanos, lo que nos rebaja como tal son nuestras acciones, el sabernos parte del sistema animal, más que llevarnos a una depresión nihilista de la vida, nos llevara a comprender mejor nuestra naturaleza  o condición humana. ¿Cuáles son esas condiciones que compartimos con los animales?, la ciencia nos dice que la evolución en todas sus formas y variables es una característica compartidas ontológicamente con los demás seres, ¿cuáles son esas variables y condiciones de la evolución? La herencia, los genotipos los fenotipos, las mutaciones, la variabilidad y la combinación genética, el aumento y reducción  poblacional, la selección sexual etc., estudios que están al alcance de todos quienes quieran leerlos, incluso en las redes sociales.

Debemos entender al hombre dentro de sus relaciones con las otras especies, no rompiendo la ontología que los une, el equilibro ambiental de supervivencia, la existencia misma de las bacterias, insectos y otras especies, guardan el equilibrio de vida que se necesita aun para persistir en la vida, el ser superior humano, se alcanzara como no, claro que si, desde las acciones y actividades culturales, pero se mantendrán con esas relaciones con las otras especies a las cuales estamos unidos.


Creo que la excepción del ser humano producto de este rompimiento ontico con las demás especies, es una forma, solo una, de ver al ser humano dentro del mundo, negarlo en su condición biológica y natural es reducirlo a solo una forma de estudio, minimizando su potencialidad y su supervivencia, su real aceptación y el desarrollo de formas técnicas o métodos para la real comprensión y corrección de su conducta.

viernes, 26 de junio de 2015

Decir y hacer dos cosas diferentes para el análisis conductual

La diferencia entre una investigación básica y una aplicada es la importancia que tiene la segunda dentro de la vida en sociedad, ambas estudian, analizan y manejan las variables que  intervienen en la aparición, mantenimiento aumento o extinción de una conducta, sin embargo, mientras la investigación básica se realiza dentro del laboratorio, la aplicada se realiza en el ambiente social con esas conductas que son realmente importantes para la persona dentro de la sociedad. Se deduce, que si bien se toma a la sociedad como referencia para la definición de la importancia del análisis conductual aplicado, nuestro objetivo como psicólogos es la persona, y no hay contradicción, puesto que una sociedad desarrollada y humana, tiene personas adaptados a ella, capaces además de hacer lo que se espera de ellos, cambiar su ambiente y desarrollar su vida con el menor sufrimiento posible, es en esta relación bidimensional persona – sociedad, es que se aplica el análisis conductual aplicado.

El análisis conductual aplicado responde a preguntas del tipo ¿Cómo se puede hacer que una persona haga la conducta?, en vez de decir, opinar, o creer en esas conductas. La realización, la acción y el hacer es mas importante para la sociedad que el decir, opinar o creer, por ejemplo que una persona que sigue el tratamiento  por una depresión diga que ya no se “siente mal” o que es capaz de hacer su trabajo no es el objetivo del análisis conductual, el objetivo es comprobar con conductas que haga las cosas que pragmáticamente se entiendan, describa y cuantifiquen  como “sentirse bien”, igualmente, hacer su trabajo debe estar descrito por ejemplo como “levantarse, asearse, tomar su desayuno e ir a su centro de trabajo, realizar las acciones que describan el puesto y alcanzar sus objetivos. Se entiende entonces que el “decir” de esta persona con depresión no es tan importante para el mismo y para la sociedad, sino esta seguido con la conducta correspondiente..

En este sentido el hacer y el decir no son iguales para el análisis conductual, la descripción verbal de una conducta no verbal no es el objetivo. Según el caso la conducta verbal – el hablar- si lo sea por si sola en el caso que la persona tenga un mutismo que no le permite relacionarse.

La contestación practica de que una conducta es importante o no, está relacionado con las personas que rodean o están dentro del ambiente funcional de la persona que tiene el problema de conducta, es decir seria más importante que un profesor diga que la conducta agresiva de un niño disminuyo en el salón de clase, que el director del colegio diga que ese mismo niño sigue sin saludar al momento de cruzarse con él.



jueves, 18 de junio de 2015

Los niños hospitalizados

La experiencia de  una hospitalización en los niños puede ocasionarle algunos problemas emocionales y de conducta debido a muchos factores, no exclusivamente a la enfermedad que padecen., esto factores pueden ser: las condiciones físicas del ambiente en el que están internado,  los procedimientos médicos del tratamiento,  los efectos directos del tratamiento, el alejamiento de sus padres, entre otros.

Las emociones como ansiedad, miedo y tristeza se manifiestan muy a menudo  en condiciones clínicas. La  oposición, reclamos, pataletas, gritos y lloriqueos pueden contarse entre las manifestaciones conductuales que se ven en los hospitales pediátricos, dependiendo de la edad del niño y su historia de aprendizaje, existen diferencias en la reacciones a la condición de hospitalización.

Los niños más pequeños de entre dos o tres años aun no tienen  desarrollo cognitivo para entender la situación de su enfermedad, de cuatro a ocho años si pueden entenderlo pero suelen relacionarlo con algún castigo o culpabilidad por su comportamiento, los niños  a partir de los 8 años pueden manejar mejor la información. Para evitar la culpabilidad hay que responder de forma clara a sus preguntas sin ocultar detalles importantes que ayuden a la comprensión de lo que padecen, mediante la reestructuración cognitiva, cuestionarle suavemente el pensamiento culpable poniéndole ejemplos de antes y después de la hospitalización en relación con su comportamiento habitual, el símil con otros niños que no están hospitalizados será importante para que el niño discrimine las condiciones de su internamiento y su comportamiento habitual, dándose cuenta que no es culpable de lo que le pasa.

La familia también se enferma junto con el niño, al comienzo de la hospitalización, los padres sienten gran culpabilidad de ser los causantes de la enfermedad de su hijo o hija cuando no están  bien enterados y con la información adecuada proporcionada por el médico. La atención psicológica en estos casos en que los padres se enteran del diagnostico, es primordial para guiarlos en el camino de la aceptación de la situación, la expresión de sus sentimientos y el proceso de aceptación, que no se cumple en su totalidad, es importante para que los padres se habitúen al tratamiento y ayuden al niño – que es lo principal- en su rehabilitación.

El tratamiento psicológico en los niños hospitalizados le ayudaran a sobrellevar el tratamiento en el hospital, y en casa, cuando tengan que llevar una estricta medicación o rehabilitación, la  educación a  los padres ayudara mucho a que se cumpla los objetivos de la superación de su enfermedad.

Los principios de la terapia de comportamiento como la relajación muscular, la desensibilización sistemática y trabajar con la imaginacion del niño lo ayudara muchas veces a relajar la ansiedad y la tensión en situaciones en donde la aplicación del tratamiento sea algo dolorosa.

Las técnicas conductuales son efectivas en casos en que el niño muestre depresión o ansiedad, en estos casos el reforzamiento diferencial de otras conductas serán efectivas para el establecimientos de conductas adecuadas y que disminuyan las conductas inadecuadas como pataletas, lloriqueos y oposición a seguir las indicaciones de las enfermeras. La atención positiva, el buen trato, la amabilidad y el cariño con el que se le trate serán buenos reforzadores para evitar la culpa y elevar la autoestima de los niños. En los próximos artículos ampliare más las técnicas que se pueden aplicar a los niños y hacer más llevadera su hospitalización.