lunes, 9 de abril de 2018

Psicopatología de la conducta



La psicopatología es el estudio de las enfermedades y trastornos mentales, de su naturaleza y sus causas. Muy bien, ¿Entonces que vendría ser la psicopatología conductual?  Equiparando la definición diríamos que es el  estudio de la conducta anormal,  trastornos de conducta o de la conducta inadaptada, desviada o indeseables..
Para la psicología de  la conducta tanto la conducta anormal y la conducta normal aparece se mantiene y se extingue bajo los mismos principios del aprendizaje, rechaza toda causa interna y toma en cuenta para el diagnóstico la funcionalidad de la conducta,  su frecuencia, duración e intensidad y el contexto –medio- en el que se desarrolla.
Ahora bien, la adquisición, mantenimiento o extinción de la conducta puede aprenderse tanto desde el condicionamiento clásico hasta el condicionamiento operante, pasando por el conductismo llamado de  tercera generación del cual Staats es uno de sus representantes,  llamada también conductismo paradigmático o social, Staats contribuye a la nosografía psicológica en el cual el comportamiento anormal   es abordado en términos de “ lagunas comportamentales, de comportamientos incorrectos, de control incorrectos del estímulo y de sistemas de refuerzos adecuados“
Lagunas comportamentales.- Es una categoría de comportamiento que por su ausencia, dificultan la adaptación de las personas  a su medio social o físico.
Los comportamientos incorrectos  o inadecuados.- que con su presencia dificultan la adaptación.
La psicopatología tradicional toma mucho en cuenta conceptos de personalidad,  así también la psicología de la conducta no deja de estar de acuerdo con esta norma, ya que para el conductismo en general la personalidad es una categoría que está formada por repertorios comportamentales básicos.
Para Staats la personalidad se compone de tres sistemas el emocional motivacional, el sistema lingüístico receptivo- expresivo,  y el sistema de repertorios instrumentales que considera desde el sensorio motor hasta las habilidades sociales, estos tres sistemas lo desarrollaremos más adelante en otro artículo, lo importante y básico para la comprensión de la psicopatología de la conducta Staat utiliza tres principios conductuales.
.- Principio de competencia entre aprendizaje  normal  y anormal.
 Este principio nos dice que tanto la conducta normal y anormal se aprende mantiene  y extingue por los mismos principios, si queremos sustituir o enseñarle una conducta normal a alguien hay que tomar en cuenta el tiempo en el que esta conducta anormal está en el sujeto, el medio en el que se mantiene etc etc y así se hará más fuerte o más débil conforme la conducta normal se aprenda mantenga y refuerce.
Principio de carácter jerárquico y acumulativo del aprendizaje.
Un aprendizaje es  una adquisición de  repertorio sobre puestos y jerarquizados por niveles que sirven de base para el próximo superior.
Principio de la espiral descendente  del comportamiento acumulativo del aprendizaje anormal.
En otras palabras mientras menos se refuerza menos se mantiene el comportamiento anormal.

sábado, 7 de abril de 2018

características del escape -evitacion


Contestando a una amable lectora que me pregunta por el correo electrónico las características del Escape/evitación le respondo:
 Gracias por leerme, perdona la demora,te diré que la evitación o escape son conductas que están bajo condicionamiento. Las investigaciones y literatura inmensa que hay sobre el tema nos dice que una persona incluso un animal va a escapar o evitar condiciones aversivas siempre que pueda, por eso, cuando hay escape o evitación  siempre se da el otro principio que es el reforzamiento negativo, ya que la conducta se mantendrá  o aumentara, cuando la persona escape o evite los estímulos aversivos relacionado a esa situación.
Sus características:
-          Es una reacción natural de las personas, y de ahí se puede condicionar haciéndose continua.
-          A veces puede ser adecuado o puede ser no adecuada. No es adecuada  cuando mantiene una conducta problema, por ejemplo una persona con fobia  a los espacios cerrados o confinados evita acercarse o escapa a situaciones de ese tipo para evitar la ansiedad que le da el espacio cerrado, ¿consecuencia? La fobia continuara, se mantendrá y se reforzara.
-          Es adecuada cuando se propicia el escape de estímulos aversivos haciendo que la persona realice conductas positivas, por ejemplo, se le enseña a un estudiante conductas positivas y se le fomenta que las haga para evitar la crítica.
-           
-          Cuando la conducta apropiada de escape se mantenga por buen tiempo, se le debe de reforzar de modo positivo, ¿para qué? Para que esa conducta positiva  que sirve de escape a la crítica se repita.

-          Cuando se aplica un castigo, el escape puede evitar que sea efectivo, por eso cuando se intenta castigar a alguien se debe manejar el ambiente para que no escape o se vaya.

-          El escape puede ser simbólico o indirecto , eso ocurre cuando alguien no hace caso cuando se le habla o se le critica y silba mueve los ojos a otro lado, hacerse el tonto, etc.

-          En general el escape es negativo ya que corta la situación de aprendizaje,.

martes, 3 de abril de 2018

Psicología Medieval


Como sabe el lector de este humilde blog, en ocasiones hacemos un alto a los temas de la psicología y tratamos diversos temas ya sean  académicos o no, en este artículo, si bien es cierto  que trataremos igual  de la psicología,  la veremos esta vez en lo que alguna vez Petrarca llamo “la edad de la obscuridad”, llamada también Edad Media, expresión académica que invento el historiador Guizot allá por el siglo XIX. Casi todos los historiadores modernos ya dejaron de considerarla obscura y sombría, y aunque el término medieval suene aun peyorativo para algunos, en este artículo dejaremos de lado ese sentido y la llamaremos época medieval o simplemente medieval. Y como tampoco existía la psicología como tal, nos referiremos a ella como procesos psicológicos.
He recopilado información de historiadores modernos como Fosster, Verdón y Heidegger y  Foucault así como filósofos de la época como san Agustín, Scoto, santo Tomas y Guillermo de Ockham que describen los procesos psicológicos en su dimensión cognitiva, emocional y conductual que se manifestaban en el común del hombre medieval,  en su mayoría, la documentación del tema no existe en términos de tratado, la información en gran parte es volátil y hasta especulativa como el conocido “derecho de pernada” que según algunos historiadores es falsa, sin embargo este escrito puede enmarcarse dentro de lo histórico-psicológico-descriptivo.
Para ubicarnos como Perú  en la época en que escribimos, diremos que mientras los turcos invadían Constantinopla (1453)  en nuestras tierras Túpac Yupanqui fundaba el Imperio de los Incas, Durante los mil años que duro la Edad Media, por el Perú paso la cultura Chimú, Mochica Nazca, el Imperio Huari y Tiahuanaco.
La percepción
Este sistema fisio-neuro-psicologico es el que nos pone en contacto con el mundo que nos rodea, en esa tiempo la relación y contacto con el conocimiento era  factico, es decir práctico y material, pocas personas –generalmente los clérigos hacían uso de los simbolismos y abstracción del conocimiento y las cosas, pero el conocimiento inmediato se hacía en la mayoría de las personas por medio de los sentidos, ahora bien, como los sentidos también perciben placer, debieron de tener mucho cuidado de no caen en lo que san Agustín llamaba concupiscencia es decir la tentación del placer, como la vista  “voluptas oculorum” , la primera impresión con las cosas se hacía por medio de los ojos de ahí por ejemplo, partían los aromas olfato “Illecebra odorum”, el oído “voluptas aurium” . Toda este sistema percepctivo contactaba con el conocimiento tanto natural como sobrenatural, sin embargo si este contacto con el mundo el ver, oír, gustar era para el deleite persona no habría problema ni condena divina, pero si este contacto se hacía para un conocimiento que te lleva a descubrir cosas divinas, hacer preguntas sobre la existencia de Dios, dudar de la fe o con el afán de saber más de lo que se debía en esa época estaba condenado por la iglesia.
La Memoria:
Se consideraba como un gran almacén san Agustín decía en las Confesiones, memoria penetrale, amplum et infinitium ”deposito oculto inmenso e infinito”  en donde se guardaba las vivencias diarias y el conocimiento desde los números aprendidos, leyes de relaciones espaciales, letras e idiomas, sonidos etc.  hasta como cocinar, se le consideraba importante para que el hombre común realice su vida diaria de forma efectiva. Todo se hacía con la memoria, el aprendizaje, el pensamiento la conciencia y hasta los afectos estaban relacionados con la memoria en la que debías de organizar las vivencias y los datos que en ella había para formar pensamientos y actividades, amor y odios. Para fines prácticos la memoria era el alma misma.  Una dimensión interesante era el Oblivio – el olvido- pues san Agustín decía que había una memoria del olvido que estaba presente cuando no se acordaba del concepto pero si de la palabra que pronunciaba, de ahí la antinomia: Si la memoria está aquí y me acuerdo de algo, el olvido no puede darse, pero si el olvido esta no me acuerdo de nada, entonces ella misma –el olvido-  no está aquí. Más que un juego de palabra es el concepto que en la conciencia es decir la memoria, la representación y la ejecución de algo no está dividida. Esto hace a la memoria un fenómeno psicológico de primer orden en la época medieval que contenía a su vez otros procesos como pensar, sentir, hacer, percibir, y la esencia misma del alma..
El afecto
El afecto es la expresión objetiva y vista de la emoción, el hombre medieval era poco afectuoso, de hecho las muestras de cariño, emociones y sentimientos de bondad se veía como signos de debilidad, no podría ser de otra manera, guerras entre países, reinos y principados feudales, caseríos y entre los mismos vecinos, eran cosa de todos los días, el afecto era permitido en círculos íntimos como la familia, pero pocas veces en público, si acaso se daba la ocasión de ser solidario o bondadoso con los enfermos, leprosos, personas con alguna deformación, era considerada como expresión de  lastima o una gracia de Dios, pero demostrar afecto por sí mismo en público que no tenga como escusa la ayuda humanitaria era considerada una debilidad.
Las artes de la guerra y de la pelea eran parte de la instrucción desde edades propicias para la lucha, las labores de trabajo y el arte de la guerra eran bien diferenciadas del oficio de filosofar,  actividad reservada solo a miembros de la iglesia y uno que otro mortal con el dinero suficiente como para dedicarse a eso, y esas artes se le enseñaba a los niños, aparte de eso, se les instruía para ser productores más que consumidores. El afecto en la familia se manifestaba con el mayor machismo que pueda existir, el hombre dueño absoluto del conocimiento y de las artes de la política y la vida social, dirigía todo lo relacionado a las relaciones de pareja y familiares, incluso el maltrato físico y verbal era la manera habitual en que se desarrollaba la relación de pareja., ¿qué afecto podría provocar la mujer? considerada por Aristóteles como un ser sin alma y sin comprensión, era considerada lo que Fossier escribía “la puerta del diablo” la tentación irrefrenable que no se podía controlar más que con el encierro. Como no se preocuparon, interesaron  o importaron en conocer a la mujer, le temían, pero el temor no era demostrado así si no como desprecio y odio en fin, nada extraño tomando en cuenta que los pensadores de la época eran clericós que nada le importaban enterarse del asunto y hacían su filosofía basada fundamentalmente con la biblia. La envidia, el temor, el deseo la venganza, sentimientos que se daban también entre miembros de la familia amigos y vecinos eran sentimientos y expresados en emociones violentas, los  robo, asesinatos, homicidios por herencia o propiedades eran muy común entre familia.
El hombre medieval era muy temeroso, miedo y terror marcaban la relación con la mayoría de los animales temor heredado como no, del hombre antiguo preocupado por su supervivencia no le quedaba otra que marcar distancia con los animales que no podía controlar. Sin embargo el afecto hacia los caballos y los perros se fortaleció, eran con estos animales los únicos con los que el hombre medieval desarrollo afecto, el mismo que se mantiene hasta nuestros días.
La caída del imperio carolingio dio lugar a una anarquía en los inicios medievales, en las anarquías siempre está presente la violencia, la guerra entre Estados, caseríos o grupos de gente traían como consecuencia invasiones, saqueos, violaciones y asesinatos incluso a los rendidos, la guerra de los Cien Años entre Francia e Inglaterra es una prueba de ello, en sus desplazamientos los soldados arrasaban con caseríos y pueblos, violaban mujeres  y se apoderaban de los bienes encontrados. En fin en cuanto a los afectos y emociones el hombre medieval era más reactivo, agresivo violento que contemplativo y sensible.
Nivel intelectual
Si bien es cierto que en esta época se abrió los colegios y  la primera universidad, la realidad es que el hombre promedio no sabía leer ni escribir al menos antes de 1,250, después de ese año algunos comerciantes aprendieron a escribir y leer, algunos sabían leer pero no escribir. El cronista Villano decía que en la Florencia del año 1350 el 70% de las personas sabían leer y escribir, para  Fossier (2008) esto no es más que  una pretensión de un italiano arrogante;   por consiguiente el pensamiento era en su mayoría concreto y funcional, sabían de las cosas por contacto físico por manipulación, ensayo y error, desde labores diarias y simples hasta algún oficio manual y poco intelectual, por lo general como ya se dijo los clérigos o las clases altas eran más instruidas en la lengua griega, después el latín la desplazo como lengua en el que estaba escrito casi todos los libros. Los curas y la iglesia poseían biblioteca que les facilitaban el conocimiento de las cosas. Dicen que Carlomagno nunca escribía ni firmaba nada porque no sabía, hasta que se inventó los sellos en los que los reyes y príncipes incultos- que los había- ponían su sello real como muestra de conformidad. El pensamiento abstracto era muy escaso, solo los filósofos, clérigos y alguna que otra clase social alta usaban este nivel de pensamiento para sus escritos y dirigido a ciertos grupos de personas que leían y sabían latín, que al final de cuentas quedo como idioma de los doctos.,
Sueños
Los sueños del hombre medieval eran de naturaleza igual al del hombre de hoy, ¿Qué soñaban? Pues deseos, las vivencias del día, las vivencias pasadas, ¡¡¡ en fin ¡¡ lo que en  el imaginario popular existía, si eran una sociedad ruda y violenta no es de extrañar que se soñara con guerras y violencia onírica.  En los inicios de la Edad Media aún se consideraba a los sueños como en la Edad Antigua  como una gracia o don divino de premonición adivinación y predicción, los reyes y los pajes soñaban, e igualmente como se piensa hoy, se creía que si soñaban alguna desgracia algo malo estaba por venir así que se resguardaban, incluso los sueños fueron utilizados por la Santa Inquisición en su lucha contra los herejes, incluso si un rey soñaba que entraba en guerra con otra nación y ganaba, era un incentivo para declarar la guerra a esa nación. Tanta importancia le daban a los sueño que en el concilio de Letrán  en el siglo XII los clérigos prohíben la interpretación de los sueños, en verdad solo el psicoanálisis a principios del siglo XX con los estudios de Freud dieron una interpretación seria a los sueños a la par con el tratamiento psicoanalítico de la persona, pero la interpretación  freudiana no tiene el halo divino medieval, sino un intento de explicar los deseos, frustraciones, vivencias e imaginario del paciente, pero aun así y aunque mal le pese a los psicoanalistas queda en eso, en una interpretación que ayuda en algunos casos a responder las preguntas del paciente, pero interpretación al fin.
Sexo
Aristóteles decía “La mujer no tiene espíritu, no comprende lo que hace, por eso es necesario castigarla, san Jerónimo aconsejaba pegarle – razonablemente corregía Beaumanoir” (Fossier 2008).  Como la escolástica medieval era en parte aristotélica era obvio que el filósofo griego tenía mucho de influencia  con el machismo de la época. Se  practicaba el sexo solo para la reproducción y dentro del matrimonio por lo general, el erotismo era escaso y el romanticismo entre pareja solo lo practicaba los caballeros. Como fue común en esa época- y hasta hoy diría yo- la mujer era una incomprendida en cuanto al sexo, se le veía como una persona endemoniada si demostraba deseos irrefrenables o insatisfacción, tenía que usar el cabello recogido, nunca suelto que solo era reservado a su casa o a su marido porque era síntoma de seducción y provocación hacia los demás hombres.
El alma
La dimensión existencial del hombre medieval era dualista esto es cuerpo y alma, no existía la dimensión psico-bio-social, ni el psicoanálisis ni la psicología del comportamiento,  para el común de los hombres el alma era la que mandaba sobre el cuerpo que a su vez se sometía a la voluntad divina.  La filosofía de la época era la escolástica que racionalizaba la existencia de Dios bajo influencia del gran pensador de la época san Agustín y en parte de santo Tomas que tomaron filosofía platónica y aristotélica racionalizando y justificando las pruebas de la existencia de Dios. El alma del hombre medieval era un alma débil sometida a cientos de tentaciones, deseos divinos y su purificación, salvación o perdición era voluntad divina, la existencia del bien y el mal solo era una opción para el paso al más allá. Si eras un hombre feo y deforme, era castigo divino, si era infeliz y con muchas desgracias era porque te habías portado mal y Dios te mandaba esos castigos. Tomas de Aquino en 1250  escribió sobre los pecados capitales como pulsión del espíritu. Se creía como hoy, que el alma le sobrevive al cuerpo, y que el paso por esta tierra solo era una prueba si n muchas cosas que obtener porque el mas allá era lo mas importante.

jueves, 7 de diciembre de 2017

Las causas populares de la conducta

B. F.  Skinner en su libro ciencia y conducta humana explica las causas populares más comunes que la gente usa para explicar la conducta, hay muchas que el sentido común utiliza para también explicarlas como causa, pero muchas de ellas cuando caen en el simple  análisis no resiste el menor debate, sin embargo se  sigue pensando en estos términos reforzados socialmente, tratemos algunos de ellos.

Desde la antigüedad se ha creído que la ubicación de los planetas rigen e influyen en el destino humano, el horóscopo, el “tesoro de la Reyna” de la astrología  o la carta Astral tratan de explicar y dan sentido a las experiencias diarias con cierta dosis de posibilidades de realización. La edad, los números, el clima, y hasta la brujería forman parte de la metafísica explicativa y predictiva de la conducta de los hombres y mujeres.
De los nazis tenemos que los blancos son más preparados e inteligente caemos en la cuenta que la “raza superior” no hacen conductas de otras razas como los judíos, amarillos, negros  mestizos., su primo el nacionalismo opina lo mismo pero al revés.

La gente también pretende explicar la conducta por medio de la contextura física, el  gordo es más alegre y bonachón, el flaco triste y pensativo y así por estilo, es más, el modelo de tipología de Sheldon y la de los rasgos físicos de Lombroso se usó en su oportunidad para la explicación de la delincuencia.  Estas causas populares como las que después nombrare deberían de tener la oportunidad de demostrar que son causa y provocan la conducta o respuesta humana y no al revés, la relación directa entre la astrología, clima, número,  etc., y la conducta que se pretende explicar  no siempre está clara por decir lo menos y decente y no parecer sectario o dogmático.

A veces hemos escuchado explicar el comportamiento de una persona porque “nació así” ¿Pero qué significa esto? ¿Qué sus genes explican la conducta? Si bien es cierto que el determinismo genético es importante para que un organismo se desarrolle constitucionalmente y formar su historia genética, tampoco la herencia o los genes son prueba ni demostración de la conducta, es más, se ha probado que los factores ambientales modifican en parte factores constitucionales y hereditarios como la inteligencia, la emoción, la afectividad etc.

Otra explicación coloquial y del sentido común es decir “Es mental” “psíquico” esta es la explicación más fácil, como si hubiera un ente propio dentro de la persona con sus leyes y principios definidos e idiosincráticos, se dice “se olvidó” al referirse a la memoria y su dificultad en el evocación de información  a mediano, corto y largo plazo,, o decimos también “esta viejo”, o lo hizo porque estaba enojado, la explicación fácil se entiende por qué se cree que es la mente la que reúne condiciones y características propias que explican la conducta, y apelando a ella explicamos la causa.

Una ciencia seria como se espera de la psicológica,  no puede aceptar estas explicaciones fáciles y simplonas que están en otra dimensión no cuantificable ni comprobable,, ni explicaciones que carezcan de dimensiones físicas. Pero no crea estimado lector que solo el profano, neófito y parroquiano aceptan estas causas populares, sino también el profesional y ciertas personas cultas.

La verdad no me explico porque personas ciertamente inteligentes no se dan cuenta de esto.


lunes, 13 de noviembre de 2017

Explicación conductual del polígrafo

El polígrafo es un instrumento que marca indicadores fisiológicos emocionales cuando la persona que está sometida a él conteste sí o no ante una pregunta dentro del marco de una investigación para saber la verdad.

Ya hemos explicado algunos conceptos y clases de verdades en otro artículo de este blog por lo que no volveré a hacerlo, lo importante es que el polígrafo no detecta la deshonestidad, ni la mentira ni la falta de valores, solo marca indicadores fisiológicos que reflejan el estado emocional de la persona preguntada.

Ahora bien, se basa en principios fisiológicos que dicen que cuando una persona se emociona, hay ciertos indicadores comprobables, objetivos y medibles de que esto ocurre por ejemplo a  nivel glandular, vasos sanguíneos o muscular, la respiración agitada, latidos fuertes del corazón, enrojecimiento, ruborizacion y toda la gama de emociones que puede manifestar un ser humano en un momento dado. Sin embargo, hasta donde sabemos casi todas las emociones se expresan iguales fisiológicamente, es decir, las palpitaciones rápidas del corazón se pueden sentir en una crisis de ansiedad y también después de haber corrido cien metros a toda prisa o también cuando un expositor primerizo siente nerviosismo al enfrentarse a su audiencia, en estos casos la taquicardia está presente indistintamente de la circunstancias que lo genero, por eso las preguntas del polígrafo deben ser puntuales a una situación y contingencias especiales.

Ahora bien, las contingencias del castigo, la extinción o  aversión cuando se aplican durante largo tiempo,  provocan en la mayoría de los niños y adultos respuestas emocionales incomodas o negativas – con sus indicadores fisiológicos-por ende, si tenemos  a una persona en el polígrafo que ha sido expuesta durante largo tiempo a esas contingencias y si las preguntas que se le hace están relacionadas o tienen un elemento en común con hechos, circunstancias o contingencias de las cuales la persona ha sido previamente expuesta o castigada,  respuestas emocionales incomodas o negativas saldrán en los marcadores del polígrafo.


El polígrafo aun es subjetivo, dejemos de llamarlo detector de mentiras o de verdad, hay que esperar que la tecnología avance y lo convierta en una herramienta tecnológica para leer indicadores emocionales con mayor objetividad  y certeza.

viernes, 27 de octubre de 2017

LA PRESION DEL GRUPO

Recientemente tuve una interesante entrevista con el Dr.  Benito Cervantes Quiroz, Abogado, maestro universitario y conductor del programa “Prevención Científico Social del Delito” que se emite los sábados por Onda Digital, además de ideólogo y promotor de la teoría que lleva el nombre de su programa, un ser humano con una gran sensibilidad social preocupado desde hace muchos años de la seguridad ciudadana que sufrimos día a día; en esa entrevista,  el Dr. Benito propuso que en el marco de la lucha contra la violencia familiar, contra la mujer y feminicidio, se formaran en los municipios, comunidades y barrios, es decir, en el corazón mismo de la sociedad, grupos de hombres que conversen sobre el tema, e inviten a sus coetáneos, vecinos y amigos que de una u otra forma hayan cometido o estén cometiendo violencia familiar para llamarlos a la reflexión y que el grupo ejerza cierta “presión” en el buen sentido del término hacia el maltratador para que deje de cometer la conducta violenta. Permítanme desarrollar desde la  psicología del análisis funcional de la conducta esta brillante idea del Dr. Benito.

 Decimos que el grupo ejerce presión sobre la persona individual ya sea esta niño, adolescente o adulto, porque a pesar que se habla más  que los adolescente  son los más propensos a dejarse presionar por el grupo, es un hecho que los adultos también sienten esa presión y muchas veces se dejan llevar por el grupo, es lo que llamamos “faltos de carácter” , “sin personalidad” y demás adjetivos que damos a esa clase de personas, sin embargo esos adjetivos poco importan en el análisis funcional de la conducta y nos centraremos en los principios que rige las relaciones entre grupos e individuos.

Cuando hablamos de conducta de grupo, debemos preguntarnos ¿Quién es el que se  comporta? Obviamente es la persona que está dentro del grupo, no es el grupo en sí mismo, si quieren, es el conjunto de las personas que integran el grupo, por ende los principios del comportamiento del grupo no existen, si en cambio, los principios del comportamiento de cada persona y en ella debemos centrarnos.

Ahora bien una sola persona también puede ejercer un control sobre el grupo o pretenderlo ejercer, en ese caso el grupo ejercerá el contra control y coaccionara a la persona a formar parte de la acción del grupo. La persona bajo la presión del grupo ante conductas “malas” “buenas” “correctas incorrectas” serán reforzadas si son buenas para el grupo y castigadas si son malas, claro que esta definición de bueno o malo es subjetivo y a  menudo no todos los miembros del grupo lo sientan así.

La presión del grupo puede hacer que la persona haga alguna conducta uniéndose a la del grupo  o evite que la persona  siga haciendo alguna conducta que perjudique al grupo, siempre la persona se comportara aun bajo la presión del grupo según su aprendizaje previo (cualquiera que este sea). Igualmente el grupo puede provocar en la persona presionada  la emoción llamada “vergüenza”  como consecuencia de la mala conducta, cuando una persona  dice que se  “siente avergonzada de sí mismo” es cuando esa persona responde ante sí misma, el grupo también puede evitar esa sensación a la persona fomentando la estimulación aversiva y propiciando el autocontrol de la persona como forma de huida a esa estimulación aversiva.

El castigo que el grupo de varones ejerza hacia su miembro maltratador puede no ser tan efectivo, ya sea en la aplicación del castigo en sí o en la aplicación del reforzamiento negativo –por ejemplo quitarle el habla o la estimulación social – para que el maltratador se comporte “ bien”,  en este caso, el miembro maltratador evitara al grupo y la conducta de violencia familiar no disminuirá, además el uso de castigo generara condiciones emotivas negativas que perjudicara el objetivo principal que es una relación de igualdad y respeto entre mujer y hombre.

Lo más recomendable y lo que se debe entender como “presión” es que el grupo social ejerza el reforzamiento positivo a las conductas de dialogo y respeto de los hombres hacia las mujeres, esto puede funcionar por ejemplo cuando el grupo de varones elogia, felicita o agradece mediante un reconocimiento público  a cada miembro del grupo por cada semana sin violencia familiar en casa.

       Lo importante es que el sistema del grupo no se deteriore y deje de reforzar la conducta adecuada del varón.
        




sábado, 21 de octubre de 2017

Lectura al gusto

Borges decía con respecto a las bibliotecas “son una especie de gabinete mágico en donde moran los mejores  espíritus de la humanidad,, esos espíritus sales de su prisión por medio de nuestra palabra, al abrir los libros los espíritus encantados vuelven a la vida, despiertan y podemos charlar con ellos” Maquiavelo decía sobre los clásicos de la filosofía política “cuando vuelvo a casa me despojo de la ropa sucia por el día y me pongo paños limpios y así decentemente vestido,  entro en las viejas cortes de los hombres antiguos, donde acogido con gentileza me sirvo de aquellos manjares que son solo míos y para los cuales he nacido, estando allí no me avergüenzo de hablar con tales hombres, interrogándoles las razones de sus hechos en la historia, y esos hombres por su humanidad me responden”. La similitud de las analogías de Borges y Maquiavelo con respecto a las bibliotecas es interesante.

Lectura desde los clásicos a los contemporáneos hay muchas para todos los gustos, y siempre converso cuando hay oportunidad con algún paciente sobre ciertas clases de lectura, los que me solicitan recomendaciones, les digo que si quieren saber sobre los inicios de la filosofía empiecen a leer a los griegos, entre los presocráticos si quieren saber de  valores campesinos Hesiodo es un buen referente, si les gusta lo épico, heroísmo y la areté, Homero es el contador épico por excelencia, si prefieren algo más realista vestida de tragedia con Sófocles, Esquilo y Eurípides comprenderán por que Grecia convirtió el drama en destino, en donde el hombre griego abandonados a los humores divinos, se movían y aceptaban el designio del dios de turno. El Prometeo de Esquilo llega a decir “solo se llega al más alto conocimiento por el camino del dolor” ya que el drama de Esquilo nos hace ver aun sin llegar a comprenderlo como el Caos es vencido por la fuerza del espíritu de Zeus, poniendo orden y destino en el complejo y profundo espíritu griego. El feminismo de Sófocles queda al descubierto cuando pone a la mujer por primera vez como figura a la par de la figura masculina “Electra”, “Antigona” “Dejanira” y otras como “Clitemnestra” y “Yocasta” revele la humanidad de Sófocles y la tragedia hombre-mujer como complemento necesario.

Y como si la epopeya y tragedia griega no fuera suficiente la comedia de Aristofanes llenara ese vacío cuando tome  a los dioses como objeto de burla, completando el heroísmo y la dignidad con la necesidad humana de la risa.
Si de Política se trata les digo que no dejen de leer a Platón, que aunque conocido idealista no deja de tener su lado materialista en el análisis de su realidad, conocer esa realidad es necesario para comprender sus ideas del Estado y la Republica. Si de materia y razón se trata Aristóteles es un referente griego que, mientras más de aleja del pensamiento de su maestro Platón, más interesante se pone.

La Literatura Latina también tiene su encanto, la sátira, la comedia y la tragedia aunque basados en su referente griego, no deja de ser propiamente romana, aun así,  siempre recomiendo a Virgilio con la Eneida tema épico romano con referencias homéricas que relata el viaje de Eneas después de la Guerra de Troya y según algunos historiadores,  funda Roma. Tenemos también a Petronio y el “Satirycon” critica sátira a la sociedad media y baja romana,. La erudición, ironía y retorica de Cicerón que aunque no cubre su influencia griega influyo en la filosofía latina.  El estoico Seneca -el hijo- con sus tratados de Lógica y Ética. Suetonio con “Vida de los Emperadores” entre otros.
Para los que gustan de la religión con política les sugiero siempre a San Agustín en la edad antigua y Santo Tomas a inicios de la edad Media que ayudo al renacimiento de las ideas aristotélicas dieron paso a la filosofía  escolástica que dómino toda la edad media, la llamada “época de las sombras” muy estudiada por otro autor interesante como Robert Fossier.

Si desean leer un poema épico religioso recomiendo “El Paraíso Perdido” en donde Lucifer dice “prefiero reinar en el infierno que servir en el cielo”, si quieren una lectura liberal a John Locke, pero si quieren a un eterno incomprendido tienen ahí a Maquiavello que habla del control político sin tapujos ni escondiendo la verdad como muchos políticos de hoy, y a Nietzsche el rebelde de la moral y del superhombre. Si el lector es romantico no le vendrían mal las Rimas y Leyendas de Bécquer y una que otra tragedia de Shakespeare. En fin, a veces recibo recomendaciones de mis clientes muy interesantes como uno que me sugirió leer a Popper y su crítica  a Hegel, quede muy impresionado de la dureza del filosofo austriaco  contra el Aleman de quien en su obra “La sociedad Abierta y sus enemigos” lo trata de charlatán y que casi toda su obra sobre las ideas es platónica. En fin, y como Dante decía “No hay ciencia si no se  recuerda todo lo que se ha comprendido, les sugiero que anoten siempre en sus libros algún pasaje o cita de interés, que un libro sin anotaciones es un libro que nunca se ha usado de verdad.