viernes, 22 de mayo de 2015

Intervención psicológica en el aula

TDAH Trastorno por déficit de atención e hiperactividad.

2..-  Siguiendo con la segunda propuesta de intervención en el aula debemos decir lo que se toma como un lugar común, los docentes deben prepararse, pero no deben de tomarlo así, es muy importante que el docente se actualice cuando tienen estos niños en su clase, la actualización no solo deben ser académica, sino emocional, quiero decir que debe en lo posible cambiar el humor y la forma de presentar su clase, hacerla más dinámica, entretenida y menos formal, claro sin sobrepasar los límites de las reglas de convivencia, ya que los niños hiperactivos tienden a descontrolarse cuando no hay límite, pero si estas existen tienden a seguirlas cuando las formas de aplicarlas son reforzantes.

Los niños TDAH tienden a perderse cuando se les  toma lecciones largas y asuntos generales. Es mejor la enseñanza por objetivos, es decir ir poco a poco, lección por lección, separando los temas por niveles de dificultad de menor a mayor, sobresaliendo la información principal escribirlo en la pizarra y hacérselo escribir a él ya sea en un lugar en donde le sirva de recordatorio y pueda verlo todos los días hasta el tiempo que tiene que dar la lección. No le deje mucha tarea, las tareas tanto en la clase como para la casa deben ser cortas y especificas para poder lograr que el estimulo (tarea)  pueda retener su atención en el corto tiempo, mas adelante con la práctica se puede ir aumentando las tareas y por ende el tiempo de su atención, debe ser reforzado constantemente, al menos en el tiempo que inicia los ejercicios para después, intercalar en el tiempo  este reforzamiento, haciéndole saber que tiene límites para terminar el trabajo, juntando si es posible, y es lo recomendable, la tangibilidad de algún reforzador, con reforzadores mas sociales como felicitaciones, caricias, sonrisas o palabras de aliento para que termine la tarea., ya que estos últimos reforzadores son más probable que sean  lo que el niño reciba en el futuro.



martes, 19 de mayo de 2015

Intervención psicológica en el aula

La intervención psicológica en el aula consista es la aplicación de diferentes técnicas que implementa el psicólogo educativo y  que ayudaran al profesor  a revertir problemas de conducta que presente los alumnos en el transcurso de la clase. La intervención se aplica después de llegar a un diagnostico basado en información recopilada por el especialista que ayudara a realizar una evaluación previa, la información llega de diferentes fuentes, a saber: Los padres del alumno, los profesores y auxiliares  y de la propia evaluación, también puede implementarse después que el alumno sea derivado a tratamiento especializado fuera de la escuela y basado en un informe psicológico.
Vamos a tratar tres problemas de conducta, que son las más frecuentes que se observan en la escuela, primero el déficit de atención e hiperactividad en sus tres variantes, el de déficit de atención, el de hiperactividad y el mixto que tiene de ambos, segundo el llamado trastorno negativista desafiante y por último el llamado trastorno disocial.

Vamos a tratar propuesta por propuesta, basado en el orden de los problemas de conducta que se ha nombrado, las propuestas pueden ocupar todo un articulo por lo que, los que siguen este modesto block  deben seguir los sucesivos artículos que se escribirán, para que sigan el “hilo” de las propuestas. Las propuestas son muy variadas y pertenecen ya al ámbito general del conocimiento y ampliación psicológica.


TDAH Trastorno por déficit de atención e hiperactividad.

1.- -Ya que el déficit de atención y la hiperactividad puede darse por separado o juntos la intervención del profesor debe centrarse en orden de prioridad dependiendo cual de los dos es el que está impidiendo al  alumno  su aprendizaje.


Efectivamente, el alumno puede presentar déficit de atención sin hiperactividad o hiperactividad sin déficit de atención, una vez que se ha dado prioridad para la intervención,  la estrategia debe centrarse en el estilo de aprendizaje del alumno, es decir, cual es la forma más efectiva  que encaje mas en él, si es más reflexivo que práctico, si es mas visual que auditivo, si es mas memorista que verbal. Esto conlleva a que el profesor también pueda cambiar en parte su estilo de enseñanza, siendo más agradable, menos severo y mas permisible con el tiempo o cantidad de tarea que se le deja al alumno. Por ejemplo si el alumno presenta déficit de atención, y su estilo de aprendizaje es más práctico, el estilo de enseñanza deberá ser más dinámico que teórico, con ejercicios que incluya levantarse- a la pizarra por ejemplo – de esta manera se llamara mejor su atención. Si el alumno presenta hiperactividad  y su estilo de aprendizaje es más kinestesico y verbal, el estilo de enseñanza incluirá reforzamientos en tiempo que permitirá que el alumno camine por el aula o tenga más tiempo en el recreo o en alguna actividad reforzante, estableciendo límites claros en el tiempo de aplicación de este premio.

sábado, 9 de mayo de 2015

La carcel como factor discriminativo

Imaginemos una ciudad y sus cárceles, vayamos mas allá en la imaginación, las cárceles de esa ciudad, deben ser una pequeña ciudad, la diferencia es que esta pequeña ciudad está rodeada de murallas, rejas y puertas y debe estar regida por una disciplina penitenciaria rígida y humana. Desarrollemos la idea.

En el Perú las cárceles son precisamente una pequeña ciudad dentro de la ciudad, la diferencia con la idea propuesta es que en esta pequeña ciudad, también existen zonas que podríamos llamarlos barrios – internos de Lima, Callao, provincias etc. separados y agrupados dizque para evitar peleas, además de esto, hay internet, kioscos donde se venden alimentos, venta de teléfonos celulares, tarjetas de recargas, licores, armas, visita de prostitutas y cuanto en la ciudad grande existe para beneplácito de los internos que se supone están “sufriendo” una pena por un delito, claro que esa pena debe ser sufrida lo más humana posible, pero al fin y al cabo – y esa es una de las razones o conceptos de la cárcel – debe ser una pena. Las personas que delinquen llegan a las cárceles del Perú y es como si llegaran al barrio añorado, se entiende que la perdida de la libertad es sufrida por cualquier ser humano, pero esta puede ser minimizada en parte y solo en parte- hay que tener en cuenta que el humano es un ser que se adapta – por los amigos y camaradas de prisión, además de las otras cosas ya nombradas que existen dentro del penal y que hace a los internos la vida menos penoso, claro que existen condiciones infrahumanas de sociedad dentro de las cárceles, como tugurizacion, enfermedades, hambre etc. ¿pero eso es lo que quiere una sociedad que se llama humana, civilizada y que busca la rehabilitación del interno?

Las cárceles deben ser centros de rehabilitación manejados por profesionales que conozcan los principios que influyen en la conducta humana. El concepto de rehabilitación es muy amplio y debe incluir programas que desde muchos sectores del gobierno, se apliquen para que ayuden a la reinserción del interno a la sociedad, entre otros significados, el programa de rehabilitación debe incluir la enseñanza a los internos de  oficios técnicos que servirá para que al salir y volver a la sociedad, tengan los conocimientos que le permitan ganarse su sustento diario y el de su familia. Esto condicionado a algunos beneficios para que sirvan como reforzamiento a los que sigan esos estudios. Otra idea puede ser que en el programa de rehabilitación se incluya exoneraciones en los impuesto al interno que al salir y reinsertarse a la sociedad, quiera poner un negocio, la exoneración puede ser de dos a tres años según estudios técnicos de los profesionales en el tema, lo importantes es que le sirva ayuda y refuerce para mantener su negocio en el tiempo y vea ganancias. Otra puede ser un financiamiento por parte del Estado para poner precisamente un negocio con pagos cómodos a muy largo plazo,  muy a menudo se hace esto con el amigo  político así que bien podría hacerse para reinsertar a una persona a la sociedad; y así existen muchas propuestas sociales y económicas de gente más enterada que el que esto escribe para ayudar a la rehabilitación del interno, pero estas propuestas o lo que se haga desde el Estado no tendrá  efecto positivo sin el elemento psicológico que será el que lo perciba y reciba.

Al respecto dire que, otro concepto que tiene toda clase de rehabilitación es hacerle ver a la persona que si sigue haciendo la conducta desadaptada se hará directamente responsable de sus consecuencias, sin el sentimiento de culpa de los demás,  y esa responsabilidad no variara sin condición del cambio que se le pide. Y las condición de la cárcel es una consecuencia que le seguirá a la conducta delincuencial. Pero esas condiciones, y aquí entra el ejercicio e imaginación que hicimos, debe ser discriminativa como una opción a no seguir, en otras palabras esas condiciones deben ser aversivas.

La palabra aversivas tiene una connotación fuerte, sinónimos entendidos de esto son: odiar, repugnancia, temor, furia, asco, evitación, huida, fobia,, antipatía, aborrecimiento, repulsión, Hostilidad, prevención, oposición, rencor, inquina, tirria, manía, rabia, encono, animadversión, resentimiento desafección - desamorhorror, ¿Qué hace Ud cuando siente todo esto por alguna persona o lugar? ¿Se acerca o vuelve?  es decir la cárceles deben ser para la persona que entra por primera vez un lugar en donde no querría regresar nunca más, y lo reitero en comillas por si no me he dejado entender hasta ahora “no querría regresar nunca más”, no me digan que la perdida de la libertad implica ya un sacrificio, la perdida de la libertad debe ser totalmente físicas y de algunos derechos,-no los humanos- y en la actualidad no son sentidas como tal por los internos. Tal vez hayan escuchado a algunos ex internos decir “a la cárcel no vuelvo mas” pero después de un tiempo vuelven por los delitos que vuelven a cometer, otros efectivamente se reinsertan a la sociedad de manera positiva, dirán algunos analistas que eso dependerá de cada uno, pero no es tanto así, por que las condiciones  aversivas pueden y deben ser generalizadas para que todos los que entran a una prisión puedan sentir todos los sinónimos nombrados de la palabra aversión.

Ahora, para volver aversivas a las cárceles, la sociedad no necesita ser cruel, ni atentar contra los Derechos Humanos, las cárceles actuales ya lo hacen.
 Lo que se necesita es imponer una disciplina que entre otras cosas:

Recorte muchas horas la libertad física y de comunicación absoluta del interno, léase permanecer en su celda de 6 a 8 horas diarias.
Entrenamiento o aprendizaje de oficios técnicos 3 horas.
Ejercicios físicos a voluntad 2 horas.
Socialización con otros internos 2 horas.
Celdas por pares o individuales con servicios sanitarios.
Celdas de máxima seguridad y de aislamiento para los que infrinjan la norma penitenciaria, drogas armamento, celulares etc.

Un programa diario a seguir de forma habitual e inalterable, hará que la persona discrimine cuando este libre, que es mejor estar libre y trabajar en lo que aprendió con la ayuda recibida de la sociedad, que volver a la prisión, que regresar a la cárcel no es una opción a seguir. Ahí recién diremos que la rehabilitación se ha llevado a cabo y los Derechos Humanos se han cumplido.

Dirán que es inhumana mi propuesta, no hay mejor humanidad que aquella que se preocupa por que las personas aprendan que es lo mejor para ellas.
Pensar que las cárceles actuales, verdaderos centros de entrenamiento, capacitación y perfeccionamiento de delincuentes, rehabilitaran a los internos es ser ingenuos, y de esa ingenuidad se ha copado la psicología que se  aplica actualmente.


viernes, 1 de mayo de 2015

Terapia de shock

En un canal de cable pasan un programa que lleva por nombre el titulo de este artículo,  el programa consiste en que un Estado de EE.UU lleva a la prisión- dentro de un programa de recuperación  y con el permiso de sus padres por supuesto -  a un grupo de adolescentes que presentan problemas de conducta y conductas antisociales y  los hacen pasar todo un día conviviendo con los internos reclusos e interactuando con ellos, los mismos que se encargan de “asustarlos” con amenazas y gritos y haciéndoles ver  a los adolescentes que la vida en prisión es dura y es lo que les espera si siguen con sus conductas antisociales. Las condiciones carcelarias y las situaciones que le presentan a los adolescentes son las que existen en ese momento y se presentan de forma rápida e intensa, aunque nunca los tocan ni los maltratan físicamente, si hacen uso de estímulos instigadores verbales de manera muy intensa.

Shock significa en el argot medico un estado de urgencia de naturaleza física o perturbación  psicológica grave debido a una afección física o  situación inesperada e intensa que pone en peligro la vida o la seguridad del paciente, esta palabra está relacionada en psicología con la terapia de conducta solo en los términos en que los estímulos que se le presentan a la persona son inesperados e intensos, en terapia de conducta  se le conoce como terapia aversiva y está recomendada efectivamente a inhibir conductas indeseables y disminuir su fuerza de habito y consiste en presentar ante la conducta indeseada o el estimulo que la precede, un estimulo aversivo fuerte e intenso que tiene por objetivo provocar una respuesta de evitación de la conducta indeseable, vinculando su conducta indeseable al estimulo aversivo disminuyendo hasta la extinción su fuerza de habito.  Esta vinculación entre la conducta indeseable y el estimulo aversivo puede hacerse de forma directa cuando la conducta aparece o en la imaginación cuando se hace en terapia cognitiva con el nombre de sensibilización encubierta, pero en las dos rigen los mismos principios de aprendizaje. Ahora veamos y expliquemos como se da estos principios en la trama del programa.

Los adolescentes que son llevados a la prisión estatal son aquellos que su conducta, ya sean antisociales o indeseables, ha sido reforzadas positivamente  por las condiciones en que aparecen, ya sean estas, en situaciones escolares o sociales, amigos de grupo o por las consecuencias placenteras de la droga que algunos consumen. Al ser llevados a la situación de la prisión, situación por lo demás aversiva por ser tenebrosa, incomoda y con gran carga de violencia verbal y emocional  lo que tratan de hacer los custodios de la prisión mediante la verbalizaciones de amenazas , es relacionar las condiciones  aversivas de la prisión con las causas que originaron la presencia de los adolescentes en  ella., en esto ayuda mucho la intervención a veces inesperada, violenta y muy intensa de verdaderos reclusos que participan en el tratamiento. Esto hace sentir a muchos adolescentes miedo y terror de la situación en donde los reclusos les quitan sus cosas, zapatos, camisas etc. y los insultan a tal grado que muchos terminan llorando y pidiendo salir de la prisión, ya que ellos –los adolescentes- pasan de ser rebeldes con sus padres y profesores a enfrentarse a verdaderos matones y delincuentes.

Lo que se busca es que los adolescentes asocien esas condiciones aversivas con las conductas indeseables que ellos presentan, al ser esas condiciones de la prisión aversivas para ellos y sabiendo que si presentan conductas adecuadas como estudiar, obedecer a sus padres y cumplir las reglas evitan esas condiciones carcelarias, es de esperar que sus conductas adecuadas y pro sociales aumenten por reforzamiento negativo.

Como toda técnica o tratamiento psicológico, la terapia aversiva tiene su procedimiento, que como se ve en el programa, termina con hacerle ver de manera verbal a los adolescentes que deben evitar conductas indeseables, que no son lo que ellos quieren mostrar, chicos rudos  y matones, sino que pueden cambiar a situaciones mejores. Además de un seguimiento en casa para el mantenimiento de las conductas adecuadas muchos logran cambiar y mantienen su buena conducta.

Los psicólogos que lleven esta clase de tratamiento deben dominar técnicas de control emocional en caso en que a las personas a quienes se les aplica este tratamiento presenten una crisis emocional y el tratamiento se les vaya de las manos. Al respecto se ve que en el programa, aunque se le presenta a los adolescentes estímulos muy intensos, los guardias están preparados para que esos estímulos no causen ansiedad o sufrimiento innecesario ya que el objetivo no es hacerlos sufrir, sino ayudarlos a superar sus problemas de conducta.


Es un tratamiento efectivo cuando se hace bien. Aunque criticados por los humanistas que consideran que es un tratamiento fuerte y van en contra de los derechos humanos de los adolescentes. Claro que los humanistas incluyendo a los psicólogos humanistas ignoran  o no creen que haya principios que rigen la conducta humana. Además preguntaríamos al respecto ¿Que más derecho humano se puede dar a una persona que la opción y la auto observación de saber las consecuencias aversivas que para él, su familia y la sociedad lleva su conducta antisocial y darle la oportunidad de saber las situaciones en que puede efectuar su cambio de conducta?

miércoles, 22 de abril de 2015

Enseñar a expresar emociones a los niños

Las emociones son consecuencias de ciertas situaciones de las cuales nuestra conducta ha formado parte de ellas, aprendemos a “reprimirlas” en ciertas ocasiones, léase no expresarlas, o en su defecto, a expresarlas  en situaciones en donde, si no hay reforzadores inmediatos, al menos no existen consecuencias adversas.
Las metáforas que se usan socialmente para explicar las conductas fuertes o su ausencia, como por ejemplo “exploto de ira” o  “se trago su rabia” definen las situaciones en donde la persona ha aprendido que en ciertas circunstancias adversas es mejor no hacerla para no salir lastimado. Es decir según su historia personal, la persona sabrá que expresar de alguna manera sus emociones es sujeto de castigo, por lo tanto, “lo pensara” antes de expresarla, aunque más que una razón cognitiva para explicar esa represión, lo es la cantidad de veces que esa persona ha sido castigada por expresar sus emociones.
Es un trabajo inútil del especialista en el ámbito clínico enseñar a los niños técnicas para expresar sus emociones, si las condiciones o contingencias ambientales en casa, escuela o sociedad son adversivas, castigadoras, punitivas.
Fomentar las expresiones de manera adecuada es mucho más que la enseñanza de técnicas para hacerla, es abrir un campo en donde las expresiones así realizadas son bien recibidas, aceptadas y respetadas. Fomentar en la familia la aceptación de que el niño también puede expresar opiniones, enojos, y ver que esas situaciones contemplan el respeto y la aceptación, y como no, la realización de las acciones con el fin de que se cumplan esas expresiones emocionales. El niño también tiene derecho a decir no, y ver que se respeta ese no, le reforzara para que más adelante aumente la probabilidad de que siga expresando de esa manera.
En un ámbito social en donde la expresión emocional se haga de manera inadecuada, “explotando de ira”  y esta sea reforzada, la expresión adecuada de emociones no tendrá mucho sentido para un niño, acabara por negar esas expresiones emocionales por miedo al ridículo o situación adversa.
Si Ud desea que su niño exprese sus emociones, opiniones o creencias, eso, no dependerá de que clase de  emociones, opiniones o creencias, de su contenido o de su significado, dependerá de la cantidad de castigo o premio que reciba por hacerlo. Por lo mismo haga lo siguiente:
1.     Fomente el libre ejercicio del pensamiento y emociones sin castigarlas con críticas, silencios o ausencias de atención.
2.    Premie cuando el niño se exprese de manera adecuada, si no lo hace corriga (ahí si entra la técnica) y refuerce lo corregido.
3.    Deje, en lo posible –siempre es posible ir de menos a más con los niños -que el niño escoja su ropa, colores, gustos etc. sin criticarlo ni direccionarlo.
4.    Modele las formas en que su hijo deba expresar las emociones, no pretenda que el niño aprenda hacerlo bien, si sus padres “explotan de ira”.






miércoles, 15 de abril de 2015

La Manzana de la discordia

Gocemos un poco con este relato de la mitología griega,  Discordia era el nombre latino de Eris, hija de la noche, era una divinidad primordial entre los latinos, engendró muchos seres maléficos como la codicia, la negligencia, el tormento, en algunas poblaciones romanas se le reconocía como hija o hermana del dios Marte que lo acompañaba en los campos de batalla, haciendo que el odio entre los combatientes creciera. La Discordia tiene mucho que ver con el inicio de la Guerra de Troya veamos por qué.
Peleo y Tetis padres de Aquiles, al casarse. Invitaron a muchos dioses, pero no a la Discordia, esta  al creerse ofendida y humillada ante el Olimpo irrumpió en la boda y arrojo una manzana hermosa y roja diciendo “para la más bella” .
Paris uno de los príncipes de Troya, la cogió, y hubo un rumor entre los asistentes que no se decidían si era para Atenea, Juno o Venus. Paris como buen macho mujeriego se dio la libertad de darle la manzana a Venus, sin tener en cuenta que las otras dos diosas no estaban exentas de los mortales celos femeninos y se la juraron al pobre Paris.
Juno la mas celosa envió a Cupido hijo del dios Marte a que flechara a Paris cuando la vea a Helena y se enamorara perdidamente de ella, tanto que,  la rapto y se la llevo a Troya, dando inicio a la guerra.

Si los griegos no hubieran sido tan racionalistas, y por el contrario se hubieran tomado algún tiempo y esfuerzo para crear más licencias mitológicas como estas, su cultura hubiera permanecido algunos siglos más. 

¿Razones cognoscitivas o consecuencias efectivas?

El titulo implica dos conceptos vistos desde dos enfoques diferentes.
La razón, como un concepto mas general y superior, el más superior de la mente que contiene la verdad y la dirección de la visión del mundo circundante, la guía a nuestras acciones desde dentro de nosotros, la explicación inmediata de nuestra conducta, aunque como decía Skinner “no parece que todo lo que sigue al comportamiento este en el orden correcto para ser su causa”. Se ha llegado a creer y aceptar en algunos grupos sociales que el ebrio agrede a su esposa porque esta mareado,  se responde de forma explosiva porque se está enojado o con ira, se está feliz o triste porque se ha adquirido  algo, o por  alguna perdida. Las razones pueden estar antes o después de la conducta, o lo que es más difícil aun, dentro de nosotros.
Las consecuencias reforzantes son algo que pasa después de nuestra conducta, y es condición para que la conducta aparezca nuevamente, y a su vez, esa conducta hace o es condición para que aparezcan las consecuencias reforzantes. Las consecuencias reforzantes pueden estar fuera de nosotros o dentro de nosotros, la reiterada actividad sexual, de cualquier tipo dependiendo quien lo haga, es una prueba de que lo reforzante está dentro de nosotros.
Las razones dentro de nuestra mente no se vuelven efectivas así como así, aunque se crea en esas razones, aunque se ponga fe en ello, no hay una consecución natural en el futuro entre razón y conducta. El idealismo piensa que si. Si así fuera, se solucionarían los problemas del estudiante jalado, a quien le explicamos las razones del porque debe estudiar, podremos decirle muchas razones, esperando que al día siguiente se levante temprano, arregle su cuarto, y contento se vaya a estudiar obteniendo buenas notas al final del semestre. Pero lamentablemente las razones solo son un reflejo de lo que puede pasar y no pesa más que cualquier otra cosa que tenga esas condiciones. El estudiante incluso puede creer en esas razones., pero eso no le hará estudiar al día siguiente.
Podríamos explicar al delincuente las razones por las cuales no debe robar, al marido pegalon de las razones para no golpear a su esposa, también podríamos dar razones del por qué el  tipo que “explota”  ha perdido amistades y no debería hacerlo, pero sin que formen parte de esas razones en la realidad o el mundo físico, poco habremos avanzado en el control positivo de la conducta.

Si por el contrario, mostramos al estudiante las posibles consecuencias positivas  del estudiar, al marido pegalon, al ladrón y al explosivo las consecuencias adversivas de sus actos, habremos establecido las variables que en el futuro mantendrá la conducta de estudiar, las de ser cariñoso, honrado y asertivo,  ya sin apelar a las creencias o razones de su mente, o verdades absolutas, o de su yo consciente, o su voluntad.