viernes, 5 de agosto de 2016

Soborno o refuerzo positivo

Leo en varias oportunidades en las publicaciones en las redes, que entre las cosas que los padres no deberían de hacer con sus niños es “sobornarlos para que hagan algo”, creo que algunas personas o profesionales que escriben esto, confunden de manera grosera los términos,  no conocen el concepto correcto de soborno y creo que menos conocen el termino y principio del reforzamiento. He encontrado dos acepciones del término soborno en el diccionario, la primera “ofrecimiento de dinero u objetos a una persona para conseguir un favor o un beneficio, especialmente si es injusto o ilegal, o para que no cumpla con una determinada obligación”; la segunda acepción es “Dinero u objeto  de valor con que se intenta conseguir de alguien  un favor o beneficio o que no cumpla con una determinada obligación” ambos conceptos implican una ilegalidad. Se llama reforzamiento al procedimiento mediante el cual la aplicación de un estímulo (llamado reforzador) hace que aumente la probabilidad de que una conducta se repita en el futuro. Las diferencias entre ambas es abismal, la aplicación e  intencionalidad son dos puntos que hacen la diferencia.
Cuando una persona soborna a otra, no espera que esa conducta vuelva a aparecer,  y no lo espera porque simplemente la persona que soborna espera obtener cierto beneficio ilegal y salir de la situación, no volver más. Pero cuando uno refuerza, el fin es que esa conducta vuelva aparecer y se establezca dependiendo del programa aplicado para que a futuro no necesite  reforzador externo, sino interno, lo que llaman algunos motivación intrínseca o acción por propia iniciativa, o conciencia o propia voluntad. Iniciativa, conciencia, motivación intrínseca, voluntad son  conductas que previamente han sido reforzadas.

La intencionalidad entre ambas es diferencial, mientras que en el soborno la intención es corromper, lo ilegal, obtener un beneficio, en el principio conductual del reforzamiento la intención es iniciar y mantener conductas, cierto es que no interesa que estas sean adecuadas o inadecuadas por usar un término, pero la utilización social del principio está dirigido a conductas adaptativas, positivas y pro sociales.

sábado, 18 de junio de 2016

Caso 2

Seguimos en este blog con el segundo caso tratado, igual como en el primer caso y como los que colgare en este block como se dijo en un primer momento cambiare el nombre del usuario del servicio. Lucho es un hombre de 40 años empleado, vive con su esposa y tiene un hijo, tiene instrucción técnica, su problema viene por el hecho que en cuatro oportunidades ha tenido intimidad sexual con las empleadas del hogar que laboraban  en su casa, su esposa se entero de la tercera, lo cual perdono, sin embargo en la cuarta empleada del hogar –una menor de edad de 17 años- hubo roces, la menor le conto a su madre y esta llego a la casa de lucho a pedir explicaciones, la esposa y la familia de esta se entero,  hecho que enfureció a la conyugue quien le dio dos alternativas a seguir, o pide ayuda psicológica para su impulso sexual o se separaba. Hay que anotar que lucho seducía a las empleadas, no las forzaba.

Esta conducta de Lucho se llama en psicología conducta ofensora sexual,  hacerle proposiciones y tocamiento a personas sin su consentimiento puede llevarlo a serios problemas, por una parte,  problemas familiares, y por otra, con la justicia porque constituye delitos con pena de cárcel, la conducta de ofensores sexuales y en general toda conducta sexual, se mantiene por el reforzamiento inmediato que da el hecho de sentir placer al seducir y tocar, la negación inconsistente  y finalmente la aceptación de la empleada del hogar a los requerimientos - más de las veces por no perder el trabajo- también refuerza la conducta ofensora.

Se le dio un tratamiento que consistió en entrenamiento en relajación muscular, control de estimulas antecedentes y terapia aversiva,  que consiste en darle un estimulo aversivo para inhibir una respuesta emocional indeseable,  esto se hace en la imaginación, cuando el usuario imaginaba las situaciones en las que se daba la conducta placentera con la empleada, se introducía estímulos o situaciones realmente aversivas, estas situaciones aversivas hacían perder el carácter reforzante del placer sexual al momento de la seducción a la empleada del hogar.

Las condiciones aversivas requeridas fueron escogidas por él mismo, escogió una situación realmente nauseabunda que vivía cada día cuando iba en dirección a su trabajo, una vez que dómino la relajación muscular, se procedió a realizar la técnica.

Se le entreno en reforzamiento positivo cuando llegara a realizar la técnica en casa,  el escogió comprarse helados para él y la familia.

Se tuvo dos sesiones con la esposa para explicarle el tratamiento y entrenarla en técnicas de reforzamiento cuando su esposo practicara la técnica en casa.

Lucho era un hombre hábil y aprendía muy rápido, después de unas ocho sesiones, llego a dominar la técnica y le era realmente efectiva en la imaginación,  y  no le había quitado el deseo sexual con su esposa –cosa que yo tenía en mente tratarla en el transcurso de la terapia para evitar la generalización, pero no fue necesario.

Lucho volvió con su esposa, pero no tenían empleada del hogar, quedamos en que cuando la tuvieran, porque la necesitaban, reiniciaría las sesiones ante cualquier inconveniente, no fue necesario, debido a que me llamo por teléfono y me dijo que aplicaba las sesiones con éxito y se le había quitado “las ganas” de cualquier cosa con ella.


martes, 3 de mayo de 2016

LA EVALUACION PSICOLOGICA OCUPACIONAL

Es la evaluación psicológica que se le hace al trabajador en  las áreas cognitiva, emocional y conductual,  las cuales pueden  predecir aspectos de su rendimiento laboral (cuando el examen se hace al momento de ingresar al puesto laboral) si están siendo afectados por factores psicosociales, o laborales  (cuando el trabajador se desempeña en un puesto laboral) o si han sido afectados por los mismos motivos (cuando se termina su contrato laboral).

La evaluación psicológica está inmersa dentro del examen médico ocupacional que se le debe hacer a todo trabajador, en el Perú las empresas de más de cuatro trabajadores están obligadas de hacer el referido examen antes, durante y después de su contrato laboral, es una forma de proteger al trabajor de los factores psicosociales y labores que pueden estar afectando, tanto el rendimiento laboral como al mismo trabajador en su salud psicológica.

Dentro de los factores psicosociales que comprenden su trabajo se evalúa las condiciones del mismo, como: turnos, horas extras, carga laboral, salario, relaciones personales, supervisión, comunicación en el trabajo, entre otras, las extra laborales, relaciones familiares, personales, hobbies, hábitos, deportes, adicciones, tiempo de sueño, calidad de sueño, estrés etc.

En los factores personales, evaluamos las características psicológicas del trabajador: atención concentración, orientación, memoria, percepción, inteligencia, lenguaje, proceso afectivos, emocionales y de personalidad.
Por principio de la Ley y por  ética profesional los resultados del  examen ocupacional no  perjudica al trabajador, al final se da un diagnostico de si es apto o no para la labor que realiza, sin embargo, no lo descalifica, cuando se encuentra que algunos estresores están afectando el rendimiento laboral y su salud psicológica se recomienda colocarlo en otro puesto laboral de acorde con su problema hasta su rehabilitación, en ningún caso las evaluaciones medicas perjudican la estabilidad ocupacional del trabajador según Ley.

Más adelante, en otro artículo escribiré sobre algunos hallazgos que  la práctica clínica, sobre este tema me ha dado.



domingo, 1 de mayo de 2016

ALGUNOS MIEDOS COMUNES

Tanto los niños como los adultos presentan conductas fóbicas o miedo extremos que por una parte lo imposibilitan en su vida diaria, en el aprendizaje y en el desarrollo personal, nombraremos algunos miedos comunes que he visto en las consultas:

En niños:
Cortarse el cabello. a ir al dentista, miedo a los globos,  a cortarse las uñas,  a algunas escenas de dibujos,  a mirar a los ojos, Miedo a los perros,  a la figura o foto de una serpiente, Miedo a los payasos,  a los ruidos fuertes.

En adultos:

Miedo a hablar en público, Miedo a las alturas   a los extraños, Miedo a los gatos, Miedo a las cucarachas, Miedo a las ratas, a los lugares abiertos,  a las relaciones de pareja, a los espacios cerrados, a los cuartos oscuros.
¡ En fin ¡ Hay más miedos o fobias, la gama  de fobias es muy amplia y variada como personas que las sufren, pero todas se rigen bajo el mismo principio de condicionamiento clásico o respondiente, y se mantienen con el condicionamiento operante, es decir, por sus consecuencias, estas consecuencias son la evitación del objeto o estimulo de miedo. Así mientras la persona evite estar frente a estos estímulos de miedo su vida y sus relaciones sociales pasaran sin problemas.


Tanto para niños como adultos el tratamiento es el mismo, desde el enfoque cognitivo conductual la aplicación de desensibilizacion sistematice  y por el enfoque conductual las aproximaciones sucesivas. Lo que varía es la forma de aplicación,  dependiendo de la edad y circunstancia de la persona que lo sufre, así será la aplicación del tratamiento y su duración, por ejemplo se aplicara de forma diferente para un niño con síndrome Down que tiene miedo a cortarse las uñas, a un niño sin este sindrome pero con el mismo miedo, el nivel de dificultad será el nivel de dificultad que la persona presenta para el aprendizaje. Lo importante como se escribió en un artículo anterior e tener paciencia, no apurar los pasos y los tiempos que la misma técnica te impone. 

jueves, 28 de abril de 2016

SINDROME PREFRONTAL Y PERSONALIDAD SADICA

Este artículo es una respuesta al interés de un  lector  que se origino por la lectura de un artículo anterior  publicado en el año 2012 sobre “personalidad sádica” el lector me pide lo siguiente: “Me gustaría, si puedes, pedir un paralelo en las formas en que una lesión (operación, caídas) que afecten la zona pre frontal pudiera influir en la inclusión de este patrón de personalidad

Toda conducta tiene una base genética en la cual se apoya, la que ayuda a “enganchar” con el reforzamiento, en este sentido Theodore Millon  al tratar sobre la personalidad sádica nos dice: “Con bastante probabilidad, una tendencias del comportamiento sádico puede basarse en parte en umbrales bajos para la activación, las vías reticulares  responsables de la activación pueden ser densas  y provocar retrasos de la actividad inhibidora de la corteza. Esto explicaría unos comportamientos  intensos e impulsivos que conducen al aprendizaje de hábitos sádicos” hasta aquí Millon.  El Dr. Néstor Pérez Lache al tratar sobre las tres unidades funcionales básicas en la determinación de la conciencia que estudio Luria en la década de los 50 del siglo pasado nos dice que el sistema reticular activador ascendente (SRRA), tiene como función producir, mantener y regular el tono de activación cortical cerebral necesario para el normal funcionamiento de esta estructura y cuyas fuentes de energía, tienen su origen en los estímulos procedentes, del medio ambiente externo y del interior del sujeto a partir de las aferencias viscerales de los diferentes sistemas y aparatos del organismo. Por intermedio de estas conexiones descendentes se condicionaban respuestas motoras; y yo añado que estas respuestas motoras pueden ser, entre otras, las violentas e impulsivas.

Por otra parte el lóbulo frontal mantiene y controla el tono general del córtex, formula intención y tarea motora, planifica, organiza la acción, y nos ayuda a darnos cuenta del error y lo corrige y mantiene al control del movimiento planeado. Una lesión en esta zona perturba la actividad programada y orientada a un fin, intencional y voluntario.


Ahora bien, una persona con una lesión en el lóbulo frontal podría tener conductas sorpresivas, violentas,  explosivas e irritantes con otras personas, en esto podrá parecerse a ciertas conducta sádicas, sin embargo  el comportamiento sádico es intencional y siempre tiene la opción y posibilidad de control según el contexto,  en oposición a los pacientes frontales que carecerían de autorregulación,  control e intención de hacerlo.

domingo, 17 de abril de 2016

Caso 1 Hiperactividad y Déficit de atención

Voy a empezar una serie de artículos en donde escribiré los casos atendidos en los diferentes centros psicopedagógico en donde me toco laborar, por obvias razones cambiare el nombre de las niños atendidas y de sus padres, estos artículos los alternare con otros de diferentes temas, pero seguiré los casos que podrán ser identificados con los números arábigos. Indicare aspectos generales y el tratamiento aplicado, tanto de los casos que llamare exitosos, y también, cómo no, los no muy exitosos.

Johnny  era un pre púber de 12 años tiene hiperactividad y déficit de atención, de padre peruano y madre  francesa.  Cuando llego a consulta estaba terminando el tratamiento neurológico, sus padres habían consultado a la neuróloga el tiempo de medicación, debido a que Johnny de haber pasado de ser el primero de su clase en primaria, a estar entre los últimos de su clase actual. La medicación neurológica controlaba su hiperactividad pero le afectaba su rendimiento escolar.

Johnny era un chico muy despierto e inteligente, conversaba y razonaba aceptablemente,  y estaba muy dispuesto a seguir el tratamiento ya que quería retomar nuevamente los primeros puestos de su clase, era muy querido por sus padres, profesores y compañeros de clase que sabían de su conducta  y estaban dispuestos a ayudarlo ya que no eran el típico chico hiperactivo peleador o conflictivo, la neuróloga decidió terminar la medicación para que siga el tratamiento psicológico.

Las conductas a mejorar eran: estar sentado en clase atendiendo y haciendo tareas,   y aumentar su autocontrol en el aula, ya que no era un problema sus relaciones interpersonales, era respetuoso con sus profesoras y sus compañeros, no se intervino en ellas.

Para el salón de clase se coordino con sus profesoras una cita para indicarles algunas recomendaciones, para reforzar continuamente a Johnny, en la primera semana cada cinco minutos su permanencia sentado en la carpeta atendiendo o escribiendo, hasta llegar al tiempo límite de cada clase, permitiéndole cada 15 minutos levantarse a borrar la pizarra o  caminar cinco minutos como forma de actividad relajante, ante lo cual Johnny respondía con entusiasmo.  Se estableció un sistema de recompensa en casa por cada  día en que se escribía en la agenda  su atención y cumplimiento de tarea en clase.

En el consultorio trabajamos autoinstrucciones y ejercicios de inhibición muscular para el control de la conducta y sesiones de relajación  con música que debía realizar también en casa, en esto tengo que recalcar que con la ayuda primordial de la madre que era la que siempre estaba en  casa se pudo establecer una rutina de relajación musical antes de dormir que no existía antes, y con mucho éxito, tanto que Johnny pedía su tiempo previo al sueño y amanecía más descansado. La intervención se dio iniciando Julio, Johnny termino el segundo de secundaria en el tercer puesto en el promedio de su clase, no necesito medicación, se controlaba mucho mejor y permanecía sentado en clase con las break de quince minutos.


sábado, 16 de abril de 2016

QUE NO HACER EN CASO DE QUE SU HIJO PRESENTE UNA FOBIA

La fobia es un miedo intenso hacia objetos o animales que incapacita la realización de ciertas conductas, resta posibilidades de desarrollo y aprendizaje, y en ciertos casos puede ocasionar molestias y cambios de planes en el ámbito familiar. Las fobias tienen una carga emocional mucho mayor al que provoca el miedo normal justificado; lo que me lleva a decir que las fobias son irracionales e injustificadas. Las manifestaciones en el niño y en el adulto no varía en lo esencial: en la ansiedad que genera y en el alejamiento del estimulo temido. Se establece por condicionamiento clásico y se mantiene por condicionamiento operante.

El principio del análisis funcional de la conducta es de aplicar principios conductuales que ayuden al niño a superar su fobia sin malos tratos, ocasionándole otros miedos o perjudicándole en su desarrollo psicológico. Por eso mismo entre los especialistas se considera que la mejor intervención en estos casos es la aplicación de una técnica llamada aproximaciones sucesivas, esta debe ser graduada, planificada y controlada. Otras formas de solucionar el problema no tienen éxito, por eso aconsejo que:

-No obligue al niño a la fuerza a acercarse al estimulo fóbico: Dado que la fobia de por si genera cierta ansiedad ante la cosa fóbica, y el niño tratara de no acercarse, obligarlo a hacerlo generara mucho mas ansiedad perturbando al niño y generando más miedo,  es más probable que la fobia de vuelva más “fuerte” y no solucionara el problema.

- No trate de razonar con el niño: Como dijimos líneas arriba, siendo la fobia irracional, esa es una de sus características para definirla, en vano serán las explicaciones racionales que harán los padres a los niños, por ejemplo que el animal es pequeño, que no muerde, mira que indo es etc. Es más probable que no se tenga los resultados deseados. Además dependiendo de la edad el niño no le entenderá sus explicaciones y comprensiones racionales de adulto.

- No se enoje, no lo amenace: Que los padres pierdan la paciencia ante la conducta de su niño es una consecuencia del hecho que la fobia cambia rutinas y alteran las relaciones familiares, perder la tranquilidad no es una opción, no lo amenace ni lo castigue por no acercarse al objeto temido, generara mas ansiedad y resentimiento en el niño.

-  No permita que su niño gane algo con su fobia: Si bien indiqué que no se le debe obligar al niño acercarse al estimulo fóbico, tampoco se le debe permitir que salga ganando algo con su conducta de evitarlos,  por ejemplo, si el niño le teme a los mascaras, sacarlo de una fiesta a la que no quería ir cuando los enmascarados entren  y llevarlo a otro lugar para que juegue o coma algo sabroso, si en el taller de la clase de arte hay mascaras y se le saca a otro taller en donde juegue a gusto; todas estas soluciones le enseñara al niño que su conducta no solo evitara a las mascara si no que ganara algo agradable, esto le reforzara a un mas la fobia. Lo recomendable es sacarlo de esa situación pero cuide mucho que no obtenga algo placentero que pueda asociarlo con premio por su evitación al estimulo fóbico.

En el tratamiento de este problema se necesita tiempo y paciencia., el tiempo dependerá de la capacidad de aprendizaje del niño y de la correcta aplicación de la técnica, y la paciencia del profesional y de los padres será fundamental para ir poco a poco en las aproximaciones sucesivas, sin apurar etapas que puedan echar a perder el tratamiento.