viernes, 16 de diciembre de 2011

El conductismo operante de Skinner.

Del conductismo clásico como también se le llamaba a la teoría de Watson pasamos al conductismo radical de Skinner, llamado también conductismo operante, en ella la acción modifica el ambiente en donde ocurre, estos estímulos  influyen a su vez de igual manera a la conducta y esta a los estímulos que la ocasionan, así tenemos un nuevo conductismo que ya no  se fijaba en el estimulo original-como en el conductismo clásico- sino que también se daba cuenta de que la conducta era  consecuencia de una interacción de variables que consistía en el estimulo o situación que la causa, y las consecuencias que de ella se derivaban.

Skinner pensaba que la conducta sometida a método rigoroso podía ser controlada y generalizable a otras situaciones o contextos, donde análogamente estaban las variables contingentes que ayudaron a establecer la conducta. Las contingencias se refieren a la relación temporal de  los estímulos antecedentes, la emisión de la conducta y sus consecuencias,  es una relación que abarca los tres elementos del análisis conductual, nunca aparece sola, por que si las contingencias solo se aplican a los antecedentes de la conducta, no seria efectiva. Skinner se sustento en la Ley del Efecto, ya que postulo que si una conducta cualquiera que esta sea, es reforzada por un estimulo, es más probable que esa conducta se vuelva a repetir en el tiempo, por ejemplo, si a un niño se le dice “gracias” cada vez que el abre la puerta a una persona  y ese gracias es gratificante para él, es más probable que la conducta de abrir la puerta a otra persona se repita, quedándose establecido también que por la Ley del Efecto es posible iniciar  conductas. Skinner también decía que la contigüidad temporal era necesaria para que una conducta se vuelva a repetir, en esto ayuda mucho la contingencia que como ya se dijo, es precisamente la presentación de la variable tiempo (en términos de consecuencias) en  la presentación de un estimulo.

Realmente Skinner nunca negó la existencia de los procesos mentales y las emociones. En su artículo “Las causas del comportamiento” (Skinner 1932) no niega los aspectos subjetivos de la mente ni la emoción, lo que sucede es que le quita valor explicativo  como causa de comportamiento, aunque reconoce la capacidad de la auto observación y del autoconocimiento. En el simposio sobre operacionismo realizado en septiembre de 1945 y publicado en “Psychological Review”,  hace la distinción entre lo que es un  término subjetivo y la respuesta verbal, Skinner llamaba a la percepción, al pensamiento y a las emociones eventos privados, que eran expresados mediante el lenguaje o conducta verbal. Mediante esta conducta verbal Skinner consideraba a los eventos privados una variable muy real reforzada por la comunidad.

Uno de los aportes a la psicología que hizo el conductismo operante es su método de estudio, este método decía que mediante el análisis experimental se podía  medir, cuantificar y contrastar datos públicamente observables, y que permitía intervenir en la aparición, modificación o extinción de la conducta.

Así el análisis experimental se convierte en la herramienta científica del conductismo operante, como una comprobación de hipótesis, una manipulación de las variables,  e implica un poder de decisión que influya en los cambios ambientales, poder de decisión que lamentablemente para los conductistas no se da a nivel sistémico.

Así el asunto no es tan fácil como parece, por que el control total del laboratorio no se cumple necesariamente en el ambiente, aquí es en donde entra el análisis conductual aplicado que a diferencia del análisis conductual básico busca en su aplicación el interés social, el análisis conductual implica  necesariamente una demostración en la realidad, y el concepto científico de la técnica tiene que materializarse en el modo universal de la comprobación de los resultados en ambientes y observadores distintos. 

Uno de los problemas con que se enfrenta el análisis conductual aplicado es en la definición de los conceptos, siendo el ser humano una especie que se comunica muchas veces con conceptos que tiene muchas acepciones, es necesario que se operativice la conducta que se ha de analizar, una frase como “mi hijo se porta mal” no aporta mucho al análisis de la conducta. Generalidades como esta amplia el campo conductual para su estudio dificultando el darle un nombre a la conducta emitida, es mejor especificar que conducta es la que se quiere iniciar, modificar o extinguir, por ejemplo “quiero que mi hijo deje de gritar cuando le prohíbo prender el televisión”, en donde gritar es la conducta a extinguir, y se puede operativizar como “emitir conducta verbal en tono de voz alto, cuando se le quita el estimulo de ver televisión”.

Frese (2006) presidente de la Asociación Internacional de Psicología Aplicada decía en un simposio que:  “Los psicólogos están preocupados respecto al significado de los conceptos….los economistas se preocupan menos de estos aspectos de relatividad cultural… La psicología debería de permitirse algunas imprecisiones conceptuales para poder ganar actualidad”, parece que Frese retomara lo que decía Skinner en el simposio de 1945 con relación a la distinción de conceptos abstractos con repertorios verbales y estímulos privados : La respuesta “Me duele la muela” se encuentra en parte bajo control de un estado de cosas a las que solo el que habla es capaz de reaccionar, nada hay de misterioso y metafísico en esto, el hecho es que cada persona que habla posee un mundo especifico de estímulos, y su reacción ante el, esta al mismo nivel de lo que reacciona para lo externo, debemos contentarnos con una evidencia razonable, por la creencia de que las respuestas a estímulos públicos y privados son igualmente legitimas e iguales en cuanto a su género”.

Frese (2006) presidente de la Asociación Internacional de Psicología Aplicada opino: “Los psicólogos están preocupados respecto al significado de los conceptos….los economistas se preocupan menos de estos aspectos de relatividad cultural… La psicología debería de permitirse algunas imprecisiones conceptuales para poder ganar actualidad”. Skinner en el simposio de 1945 con relación a la distinción de conceptos abstractos con repertorios verbales y estímulos privados decía: La respuesta “Me duele la muela” se encuentra en parte bajo control de un estado de cosas a las que solo el que habla es capaz de reaccionar, nada hay de misterioso y metafísico en esto, el hecho es que cada persona que habla posee un mundo especifico de estímulos, y su reacción ante el, esta al mismo nivel de lo que reacciona para lo externo, debemos contentarnos con una evidencia razonable, por la creencia de que las respuestas a estímulos públicos y privados son igualmente legitimas e iguales en cuanto a su género”.

El análisis experimental no es mecanicista como lo fue en su época la fisiología pavloniana ni el conductismo de Watson, por que en el conductismo operante, el antecedente no es lo que causa la conducta, lo que la causa es  la relación que tiene esta, con sus consecuencias que a la vez la influye en su emisión. El conductismo operante se enmarca lo que podría llamarse un monismo físico, por que todo lo que ocurre en el mundo esta sujeto al principio de las variables físicas, esto incluye la dinámica de las relaciones cognitivas, como si nuestra mente fuera un pequeño universo dentro de nuestra cabeza, el análisis de la conducta, enfoca esta, desde una perspectiva holística, ósea comprende un orden en la asociación e influencia  de los estímulos dentro del ambiente.


1 comentario:

  1. Dentro de la educación su aplicación alcanza un nivel alto en modificación de la conducta

    ResponderEliminar

haz tu comentario aqui